El título

33 top

Hoy se recuerda por primera vez en los periódicos a la Reina madre de Albania. Esto hacer volver a mi memoria un delicioso cuento sobre Camondo.

Camondo, el de la colección, era un joven banquero judío de origen turco, muy servicial con Napoleón III. El emperador lo quería recompensar y lo había sondeado para saber si un título de nobleza le podría satisfacer. “¿Un título?, pero Majestad, sería una cosa ridícula: todos aquí saben que soy un banquero, no me conviene salir de mi ambiente y por otra parte yo cuido de mis intereses y percibo las utilidades necesarias de mi trabajo; por lo tanto no necesito ningún premio”. Seguían los favores de todo género y el emperador sentía acrecentarse su deuda; no sabía que hacer; para sosegarse, nuevamente le propuso nuevamente le propuso otorgarle un título. “Majestad, si verdaderamente me quiere recompensar con algo, no le pido nada para mí, pero tengo a mi pobre bisabuelo que vive en Constantinopla y es viejo, y lo han perseguido y despreciado durante toda su vida; no pido nada para mí, sino pido que él, pobre hombre, tenga una satisfacción de vanidad antes de cerrar sus ojos”. Y así, Camondo el joven obtenía un título y los intereses del título, el de los antepasados y casi los cuatro cuartos de nobleza.

Bernard Berenson
No. 33, Noviembre – 1968
Tomo V – Año VI
Pág. 52

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s