La conservación de la distancia

33 top

El hecho ocurre en la calle Royale. Es muy tarde. Ya no hay nadie en las calles; d’ Aurevilly, que esa noche había bebido mucho vino blanco en compañía de su amigo X., se pone a hacer aguas menores. Pasa un guardia municipal: “Caramba señor, lo menos que puede hacer es acercarse a la pared”. Porque Barbey conserva el sentido de las distancias. Y ahora se vuelve y dice:

—¿Pretende acaso que me desuelle?

André Gide
No. 33, Noviembre – 1968
Tomo V – Año VI
Pág. 45

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s