Antonio Marichalar

Antonio Marichalar

Antonio Marichalar

(Logroño, 1893-Madrid, 1973)

Escritor español. Cercano a la generación del 27, destacó como crítico literario a través de sus artículos en El Sol y Revista de Occidente, donde comentó y divulgó la obra de figuras como J. Joyce, P. Valéry o Virginia Wolf. Escribió sobre arte en Mentira desnuda (1933), colección de ensayos que tratan de figuras y ambientes literarios de Europa y América, y sobre historia en la biografía Riesgo y ventura del Duque de Osuna (1930). Después de la guerra civil fue consejero y redactor de Escorial (1939), publicó una edición de El cortesano de Castiglione (1942), la biografía Julián Romero (1952) y diversos ensayos[1].

 

[1] http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/marichalar_antonio.htm

Anuncios

Posibilidades

33 top

Cuando Ramón (Gómez de la Serna) dice, por ejemplo, “Todo puede ser más incongruente de lo que es”, nos produce análoga sensación de firmeza que Faraday cuando decía: “No hay nada demasiado maravilloso para ser verdad”.

Antonio Marichalar
No. 33, Noviembre – 1968
Tomo V – Año VI
Pág. 94

Fernando Vela

Fernando Vela

Fernando Vela

(1888-1966).

 

Escritor español nacido en Oviedo en 1888 y fallecido en Llanes (Asturias) en 1966, cuyo nombre completo era Fernando Evaristo García Alfonso; no obstante, sus primeras publicaciones aparecieron firmadas como Fernando García Vela y, andado el tiempo, se sirvió de otros seudónimos. Colaboró en numerosas publicaciones periódicas, con artículos correspondientes a las más diversas materias. De esta labor queda constancia en la Revista de Occidente, de la que fue secretario de redacción, El Sol, Heraldo de Madrid, Crisol, etc. Además, en Tánger fundó el diario España junto a Gregorio Corrochano; aquí, el seudónimo utilizado fue el de Luis Longoria. Se movió entre el ensayo y la ficción literaria y nos dejó, entre otros, los siguientes títulos: El arte al cubo y otros ensayos (1927), El futuro imperfecto (1934), El grano de pimienta (1950) y Circunstancias (1952); además, fue autor de varias biografías, entre ellas una de Mozart (bajo el seudónimo de Héctor del Valle), y de un conjunto de ensayos recogidos en el volumen Inventario de la modernidad (1983), magistralmente presentados por José Carlos Mainer. Entre las múltiples dedicatorias a su nombre en ensayos y en poemas, cabe recordar una de las poesías de Poeta en Nueva York de Federico García Lorca[1].

 

 

[1] http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=vela-fernando

La novia

33 top

—Tenía una novia, sabes; Esperanza era su nombre; ella me quería y yo muchísimo. No puedes imaginarte sus ojos, yo mismo tengo que cerrar los míos para ver los suyos; unos ojos, ausentes, extraños, hechos de una blanda tiniebla iluminada. Cuando me hablaba, abandonándome sus manos, yo la veía sólo a los ojos, unos ojos ¿cómo te diría? No puedo decírtelo, bueno, feroces de inexplicables, te atraían y te rechazaban y tú te quedabas viéndolos bajo su propia húmeda distancia sin saber si en ti pensaban, si te amaban mucho o en nada te pertenecían.

Cuando tuve que irme y ella sabía que era para siempre, en el momento último se quedó viendo con sus ojos de sombras con una luz lejana abriéndose paso entre las sombras, y pude pronunciar palabra…

—Dime, ¿tú qué hubieras hecho?

—¿Yo?… la hubiera abierto de piernas.

Ricardo Cortés Tamayo
No. 33, Noviembre – 1968
Tomo V – Año VI
Pág. 82