Olor del averno

6 top

El horror de esta prisión estrecha y sombría se acrecienta por su espantosa pestilencia. Toda la inmundicia del mundo, todos los excrementos, todo el fango se vierten allí como en un vasto resumidero hirviente hasta que la terrible conflagración del último día haya purificado al mundo.

Imaginaos un cadáver inmundo y pútrido, en el fondo de una tumba: una mezcla gelatinosa de corrupción licuada. Imaginaos este cadáver abrasado por las llamas, devorado por el fuego del azufre, difundiendo el espeso y sofocante olor de la descomposición repugnante y nauseabunda. Y después imaginaos esta hediondez multiplicada millones y millones de veces por el número de millones y millones de despojos fétidos, amontonados en las tinieblas humeantes, ese inmenso fango de podredumbre humana.

James Joyce, en “El artista adolescente”
No. 6, Octubre 1964
Tomo I – Año I
Pág. 57

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s