El diablo atado

3 top

1. Vi también descender del cielo a un ángel, que tenía la llave del abismo, y una gran cadena en su mano;

2. Y agarró al dragón, a aquella serpiente antigua que es el Diablo, y Satanás, y le encadenó por mil años;

3. Metiólo en el abismo, y le encerró, y puso sello sobre él para que no ande más engañando a las gentes, hasta que se cumplan los mil años, después de los cuales ha de ser soltado por un poco de tiempo.

APOCALIPSIS, de San Juan.
No. 3, Julio -1964
Tomo I – Año I
Pág. 57

Anuncios

Un aurívoro

3 top

No puedo resistir la tentación de citar este rasgo francés: un amigo mío, deseando adquirir una finca de un millón aproximadamente, en el centro de Francia, escribió a un notario de provincia. No tuvo contestación, cosa que le extrañó. Supo entonces de un modo indirecto que “el despacho del notario X no tomaba en consideración las cartas que no contuviesen un sello de vainticinco céntimos para la contestación”.

Paul Morand, en LOS SIETE PECADOS CAPITALES.
No. 3, Julio -1964
Tomo I – Año I
Pág. 56

La astucia de Morgon-Kara

3 top

Los Buriat de Irkutsk –Siberia-, por ejemplo, afirman que Morgon-Kara, su primer shamán, era tan competente que podía atraer las almas de los muertos. Por ese motivo, el Señor de los Muertos se quejó al Alto Dios del Cielo, y Dios decidió poner a prueba al shamán. Tomó posesión del alma de cierto hombre y la metió en una botella, cubriendo la boca con la yema de su pulgar. El hombre enfermó y sus parientes buscaron a Morgon-Kara. El shamán buscó por todas partes el alma que faltaba. Buscó por el bosque, por las aguas, por los desfiladeros de las montañas, la tierra de los muertos, y al fin, subió, montado en su tambor, al mundo de arriba, en donde fue forzado a buscar por un largo tiempo. Entonces observó que el Alto Dios del Cielo, tenía una botella tapada con la yema de su pulgar, y reflexionando sobre esa circunstancia, cayó en cuenta de que adentro de la botella estaba el alma que él había venido a buscar. El astuto shamán se convirtió en avispa. Voló hacia Dios y le dio un aguijonazo tan fuerte en la frente, que le hizo quitar el pulgar de la abertura, y la cautiva huyó. Antes de que Dios pudiera evitarlo, ya iba el shamán Morgan-Kara sentado en su tambor y camino a la tierra con el alma recobrada.

Joseph Campbell, en EL HEROE DE LAS MIL CARAS.
No. 3, Julio -1964
Tomo I – Año I
Pág. 53

Jeremy Taylor

Jeremy Taylor

Jeremy Taylor

(Cambridge, 1613-Lisburn, 1667)

Escritor y eclesiástico inglés. Fue uno de los más acérrimos defensores de la ortodoxia anglicana frente a los puritanos y uno de los más notables escritores del s. XVII. Fue capellán de Carlos I y de William Laud, y arzobispo de Canterbury. Apresado por las tropas de Cromwell en 1645, se retiró a Golden Grove, en Carmarthenshire, donde escribió la mayoría de sus obras, todas ellas de inspiración religiosa. Tras la Restauración, fue investido obispo de Down y Connor, y posteriormente de Dromore. Debe su fama a sus tratados Vida santa (Holy Living, 1650) y Muerte santa (Holy Dying, 1651), y a los Sermones ( Eniautos, 1653)[1].

 

[1] http://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/taylor_jeremy.htm

Amor a Dios

3 top

San Luis Rey mandó a Ivo, obispo de Chartres, en embajada y éste le refirió que en el camino encontró a una matrona grave y airosa, con una antorcha en la mano y un cántaro en la otra; y notando que su aspecto era melancólico, religioso y fantástico le preguntó que significaban esos símbolos, y qué se proponía hacer con su fuego y su agua. Replicó: “El agua es para apagar el Infierno; el fuego, para incendiar el Paraíso. Quiero que los hombres amen a Dios por el amor de Dios.”

Jeremy Taylor (1613-1667)
No. 3, Julio -1964
Tomo I – Año I
Pág. 39