Soledades

133 top

Un ser-caja camina, camina pasillos largos llenos de puertas que muestran más pasillos largos. Un ser-caja camina directamente hacia el ser-caja que camina por el pasillo. El ser-caja parece no disminuir la marcha cuando el ser-caja está a punto de chocar con él. Se atraviesan limpiamente, como dos sombras que por un momento se vuelven una sombra más oscura, y siguen su recorrido por los pasillos largos, indiferentes a cualquier distracción posible.

Dalia Subacius Folch
No. 133, Abril-diciembre 1996
Tomo XXVIII – Año XXXII
Pág. 71

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s