(sin título)

Soñar le presentaba tal evasión de su realidad que hizo esfuerzos por dormir cada vez más hasta superar las horas que pasaba despierto y así, hasta dormir el tiempo corrido… pero jamás volvió a soñar.

Natalia Ruiz
Número 136 – 137, julio-diciembre 1997
Tomo XXIX – Año XXXIII
Pág. XXXIV

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s