Crecimiento

136-137 top

La niña grande contemplaba tranquilamente sus senos, aferrada siempre a una muñeca sin sexo; la niña grande sudaba, como la noche sudaba sereno. La niña grande pensaba que se pudría; los ángeles esta vez no funcionaban, como nunca funcionaban los sueños angelicidas de los niños, guantes de niebla tocando su cuerpo… hombres sin manos.

El cascabel de una lengua sonaba a lo lejos, anunciando los viajes redondos de cuarta hacia la nada. La niña grande hizo un viaje redondo de cuarta hacia la nada… y volvió aferrada a una muñeca sin senos, acompañada de una muchacha sin sexo.

Cynthia Rodríguez Leija
Número 136 – 137, julio-diciembre 1997
Tomo XXIX – Año XXXIII
Pág. 36

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s