Matigramas

136-137 top

El primer hombre, ¿fue simio o fue congénito?

Si el problema es de trigonometría, que lo resuelva un tricéfalo.

A simple vista, parecía un hombre mediocre. Conociéndole bien, era un cretino.

Si Einstein se hubiera conformado con su destino, estaría relativamente muerto.

Hablaba con tanta seriedad, que en lugar de ocurrencias, decía recurrencias.

Me parece que el mundo no tuvo madre. No será un pensamiento muy original, pero es auténtico.

Cuando te diga que ¡Sí!, no pienses más allá de la metáfora.

Era poseedor de un cerebro donde la inteligencia no tenía nada que hacer.

Era tan ingenio, que confundía sarcasmo con orgasmo.

Encontré mi verdad. No es absoluta, pero funciona.

Casi en su totalidad, los hombres son una copia… al cabrón.

Era tal su adicción por las mujeres, que procuraba estar siempre al alcance de la cama.

Por medio de un simple silogismo, se desintegra un átomo.

…Y así llegó a formar parte de los hombres sin lustre.

Parecía tan recto como su columna vertebral, salvo el final.

Matilde Pons
Número 136 – 137, julio-diciembre 1997
Tomo XXIX – Año XXXIII
Pág. 45

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s