Justificación

136-137 top

—Pues sí doctor, ya sé que abandoné la Terapia sin avisarle; pero es que pensé que ya estaba todo arreglado. ¿Recuerda que pasamos dos años tratando de resolver mi complejo? Pues cuando ya casi lo logramos sucedió que me enteré de que había sido adoptado. ¿Se imagina? Yo estaba feliz, hice mil preparativos y planes, por eso no regresé; pero cuando le propuse matrimonio a la que yo había creído mi madre, me explicó que tuvo que tramitar la adopción, únicamente para justificar ante la sociedad que no era madre soltera.

María Guadalupe Rangel
Número 136 – 137, julio-diciembre 1997
Tomo XXIX – Año XXXIII
Pág. 97

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s