Gabriela Marentes Garza

Gabriela Marentes Garza

Gabriela Marentes Garza

 

Hace demasiados años, mi papá esperaba con mucha ilusión un hijo cuando nací yo. Ni modo. Fue en la ciudad de México el 11 de octubre de 1958. Soy el sándwich de una familia muégano de diez vástagos. Fui la primera mujer de mi casa que decidió estudiar la preparatoria. Quise meterme a la carrera de arqueología pero no me dejaron mis papás porque en la Escuela Nacional de Antropología e Historia –que en ese tiempo estaba ubicada en el Museo Nacional de Antropología- “había muchos comunistas”. Alegremente, la vida me regaló dos hijos maravillosos. Por una casualidad estudié la carrera de Comunicación en la Universidad Anáhuac, me especialicé en radio; acabo de terminar de cursar los créditos de la maestría en Comunicación y Estudios sobre la Cultura en el Instituto de Investigación en Comunicación y Cultura. Me gusta escribir y hacer dibujos en las servilletas. Llevo casi treinta años trabajando en el Instituto Nacional de Antropología e Historia abrazada de un proyecto profesional de vida que es como otro hijo más: Radio INAH. Hubo una ruptura, luego, cuando se empezaron a morir mis hermanos y la existencia se me reveló descalza y helada como una tormenta. Del cajón de recuerdos: en 1990 gané el primer lugar del Concurso Internacional de Guiones para Radiotreatro que organizó Westdeutcher Runfunk a través del Instituto Goete y Radio México Internacional; en mayo de 1996 tomé el Curso-Taller “Escritura de Guión Dramatizado” en la Universidad el Claustro de Sor Juana impartido por la Deutsche Welle. Por el trabajo del INAH, he obtenido algunos reconocimientos a las realizaciones radiofónicas del área por parte de Radio Querétaro, de la Asociación de Radiodifusoras del Valle de México, A.C y de la Dirección General de Radio y Televisión y Cinematografía de la Secretaría de Gobernación. Con mucho orgullo la revista El Cuento en 1997 publicó una de mis obras literarias que es un cuento titulado “Refugio contra la tormenta”. Dibujo como para poder seguir respirando. Escribo porque no puedo cantar y necesito drenar los pensamientos y los sueños que se agolpan en mi cabeza.[1].

 

[1] Semblanza enviada por lapropia Gabriela Marentes vía e-mail

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s