Ante un espejo

129-130 top

Un hombre espantado entra y se mira en el espejo.

—¿Por qué se mira usted en el espejo, cuando no puede encontrar allí más que desagrado?

—El hombre espantoso me responde:

—Señor, de acuerdo a los inmortales principios del 89, todos los hombres somos iguales en derechos; por consiguiente yo estoy muy en mi derecho de mirarme en el espejo, sea  con agrado, sea con desagrado,  pues eso es asunto que sólo concierne a mi conciencia.

En nombre del buen sentido, sin duda yo tenía razón; pero desde el punto de vista de la ley, él no se equivocaba.

Charles Baudelaire
Número 129 – 130, Abril-Septiembre 1995
Tomo XXV – Año XXXI
Pág. 17

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s