El fenómeno

129-130 top

Está anunciado fuera de la barraca, pero sin detalles precisos. Sencillamente dan a entender que es monstruoso. El camino para llegar a él es largo, estrecho, con poca luz, indicado por altavoz.

Repentinamente, el altavoz pide silencio. En efecto, uno llega a una habitación sumida en total oscuridad.

De repente, estalla la luz.

Y uno se encuentra frente a un espejo.

Jacques Sternberg
Número 129 – 130, Abril-Septiembre 1995
Tomo XXV – Año XXXI
Pág. 7

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s