María Guadalupe Rangel Dávalos

???????????????????????

María Guadalupe Rangel Dávalos

Nació en la Ciudad de México DF el 1o de junio de 1952

Es Licenciada en Derecho y en Psicología por la UNAM.

Participó como anfitriona del taller de Literatura coordinado por el maestro Felipe San José durante los años de 1982-1985. Como resultado de este taller se publicó el libro “Los cuentos del miércoles” del cuál es coautora.

Publicó varias minificciones en la revista “El Cuento”, “La brújula en el bolsillo” y ” Omnia”

Otro libro que publicó fue ” Iconoclasia” y ha escrito dos libros de cuentos en espera de publicarse.

Actualmente es jubilada del SNDIF y continúa escribiendo.[1]

[1] Semblanza cortesía de la propia María Guadalupe Rangel.

Anuncios

Invitación

Pedro regresa a su casa con un compañero de trabajo, al que ha invitado a conocer a su joven esposa.

—Es acá —dice— entrá…

—Permiso—pide el educado compañero y ambos ingresan a un living.

De inmediato Pedro se queda tieso. El compañero nota su gesto de extrañeza.

—¿Pasa algo? —pregunta.

—No me vas a creer —dice Pedro—, pero ésta no es mi casa.

—¿Cómo que no? —el compañero está confundido.

Por una puerta aparece un anciano. Antes que diga nada, Pedro la ataja:

—Lo siento, lo siento, disculpe usted; se trata de un error, no quise entrar en esta casa.

Toma al compañero de un brazo y salen.

Pedro sigue disculpándose, ahora con el compañero, que no entiende nada. Luego dice:

—No te preocupes, me pasa dos por tres, pero ya le conozco la maña.

Toma el picaporte y golpea con firmeza la puerta varias veces, hasta que se oye un clic.

—Ahora sí —asegura—, entremos.

Entonces, ya con la puerta cerrada, vuelve a oírse su voz, que dice:

—Te presento a mi esposa…

Juan Romagnoli
No. 142, Enero-Marzo- 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 126

Guillermo Jiménez

Guillermo Jiménez

Guillermo Jiménez

Nació en Ciudad Guzmán, Jalisco. Novelista, poeta, editor, funcionario público y embajador de México en España y en Austria, ha sido reconocido por sus obras literarias en diversas ocasiones en México y Europa.

Guillermo Jiménez, nació el 9 de marzo de 1891, en la casa de su abuelo ubicada en la intersección de las calles Artes y San Antonio (hoy calle José Rolón y Federico del Toro). Cursó la primaria en la escuela anexa a la parroquia y en el Colegio de los Maristas de la Inmaculada Concepción de Guadalajara. Ingresó al Seminario Auxiliar de San José de Zapotlán el Grande después tras su regreso de la ciudad de Guadalajara. Salió del seminario por carecer de vocación.

Desde que supo leer -inducido por su abuelo- se dio a la tarea de leer libros de antologías, los evangelios, la vida de San Francisco de Asís, las florecillas y vidas de personajes o héroes. Juan José Arreola, refiriéndose a Guillermo Jiménez, dijo: “El muchacho de Zapotlán era un joven ya distinguido desde entonces por esa impronta, por ese sello del espíritu en la frente, en los ojos y sobre todo en la palabra.”(Fragmento del discurso durante la revelación del busto de Guillermo Jiménez en el centenario de su natalicio).

De 1910 da inicio la Revolución Mexicana, habiendo diversos conflictos y batallas a lo largo de Jalisco. Guillermo Jiménez obtuvo su primer empleo como meritorio del servicio de correos en Ciudad Guzmán en 1913. Colaboró en el semanario independiente El Observador de Guadalajara. En septiembre de 1913, triunfó en el concurso de pensamiento alusivo a las fiestas patrias que organizaba el periódico de su ciudad natal El Observador con el poema titulado Hidalgo. En 1914, Europa entra en guerra después de haber sido asesinado Francisco Fernando, heredero de la corona de Austria-Hungría. Durante sus primeros años como escritor, Guillermo Jiménez, experimenta el estilo literario del modernismo, que se encontraba vigente en algunos países del mundo.

En 1915, Guillermo vive en Guadalajara, en una breve estancia en la capital de Jalisco trabaja como meritorio de la oficina de correos, pero también colabora en el diario El Presente, con sus crónicas frívolas. También escribió algunas colaboraciones en La Gaceta de Guadalajara. En su estancia en la ciudad, redactó su segundo libro, Almas Inquietas, que publicó en la Ciudad de México en la editorial de Ch. Bouret. Posteriormente se traslada a la capital del país. La Primera Guerra Mundial termina en 1918. El vanguardismo, comienza a ganar seguidores, dejando atrás al modernismo. Para este año, ya se había consolidado una segunda etapa con autores como Vicente Huidobro. De 1916 a 1920, Jiménez publica cuatro libros. Almas inquietas (1916); Del pasado (1917) con prólogo de Enrique González Martínez y dibujos en la cubierta de Jorge Enciso, editado por Andrés Botas e hijo, (1919); La de los ojos oblicuos -Emociones-, editado por la Librería Española, (1920); La canción de la lluvia editado por Librería Española. En ambos la carátula y el exlibris fueron dibujados por Carlos E. González.

Los críticos capitalinos y periodistas de esa época, en las primeras obras literarias de Guillermo, aplaudieron su narrativa delicada, sensual y breve; por ejemplo, el maestro don Rafael López que indicó: “se trataba de un noble esfuerzo por idealizar nuestras costumbres y de una tendencia laudable por extirpar de la literatura las vulgaridades a las que estamos acostumbrados en obras de ese género.” Después de la muerte de su madre, acaecida entre los años 1919 y 1920, quiso nuestro personaje hacer un homenaje a ella perpetuando su memoria en un libro lleno de vigor y de ternura. Ese libro memorioso, Constanza fue escrita en tierra ibérica y publicada por la casa Caro Raggio de Madrid en 1921. Cabe señalar que nuestro autor toma su cargo en la legación de México en Madrid. Este libro primigenio ayudó a nacer otros libros sobre el mismo tema como son: Imagen de una mujer, de José Rubén Romero y El retrato de mi madre de Andrés Henestrosa.

Después de su renuncia de la legación en España, Jiménez llega a París, justo a tiempo para ver la decadencia de toda una época literaria y a la vez asistió al nacimiento de los ismos. Guillermo publica dos libros en París. El primer libro es: La ventana abierta con prólogo de Enrique Gómez Carrillo y Antología de jóvenes poetas mexicanos, el prólogo es de Guillermo y la selección corre a cargo de él y del escritor mexicano José D. Frías. Esos dos libros fueron publicados en 1922. En 1924 conoce a San Rodrigo Aguilar Alemán, quien se dirigía a Jerusalén y que más tarde lo mencionaría en su Mi viaje a Jerusalén.

En 1929, escribe Cuaderno de notas, editado por la Compañía Nacional Editora Águilas. El ensayo La danza en México, fue publicado por Talleres Gráficos de la Nación en 1932. En el otoño de 1933 emprende un proyecto editorial con la publicación de la revista Número, revista literaria de Guillermo Jiménez, así decía el subtítulo de la publicación. En los años cuarenta, Jiménez publicó dos libros, uno de ellos es una antología titulada: Los más bellos poemas de amor, en 1940. El segundo texto publicado, es la novela Zapotlán en 1940. En ese mismo año del 40, se encuentra con su amigo Pablo Neruda, amistad lograda durante la estancia en París de Guillermo, y que rápidamente retoman al arribo de Neruda a México como embajador de Chile. También en esta década, conoce a Juan José Arreola, al que invita y motiva para seguir escribiendo, además de darle unas lecciones capitales que fueron definitivas en su quehacer literario al autor de Confabulario.

En los años cincuenta se une a la labor editorial que había venido realizando, tres obras. Dos de ellas aparecen en el año de 1950: primero Siete ensayos sobre danza, de la Universidad Nacional Autónoma de México, después el ensayo titulado: Balzac, homenaje con motivo del centenario de su muerte, edición de la Librería Francesa y Danzas de México, editorial Arte, 1951; colección Anáhuac de Arte Mexicano. El lunes 13 de marzo de 1967, muere a sus 76 años en su departamento de la Ciudad de México aproximadamente a las 7:00 de la mañana mientras se encontraba recostado en su sofá-sillón de su sala. Muere sin tener una larga agonía, ni una extensa enfermedad agobiante y lamentable[1].

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Guillermo_Jim%C3%A9nez_(escritor)

Becus

142 top

Mauro Alfredo es pensativo y huraño como un hombre mayor. Tiene la color cetrina y en sus ojos el fuego de la generosidad y del talento.

Es mi camarada entrañable; siempre, cuando el sol prende sus últimos rizos fulgurantes en la cresta de la montaña, nosotros jugamos en el arroyo.

Su madre, doña María Esther, que posee el gesto y la belleza de una gran señora, lo mima locamente y quiere adivinarle el pensamiento. Mauro Alfredo nunca pide nada.

—Becus , toma un confite.

Mauro Alfredo finge no escuchar, su madre ha comprendido.

—Becus, toma dos confites.

Mauro Alfredo va por los bombones y me da la mitad. Todo lo que tiene es para él y para mí.

Guillermo Jiménez
No. 142, Enero-Marzo- 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 124

Eudora Welty

????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Eudora Alice Welty

(Jackson (Misisipi, 13 de abril de 1909 – ibíd., 23 de julio de 2001

 

Fue una escritora estadounidense que escribió novelas y cuentos sobre el Sur de Estados Unidos. Welty ganó el Premio Pulitzer en 1973 por su novela The Optimist’s Daughter. Asimismo, fue galardonada con la Medalla Presidencial de la Libertad en 1980. Su hogar en Jackson (Misisipi) fue designado como un Hito Histórico Nacional y está abierto al público como un museo.

Welty nació en Jackson (Misisipi), hija de Chestina y Christian Welty, una maestra y un ejecutivo de seguros respectivamente. Eudora tuvo dos hermanos, Edward y Walter.

Estudió en el Mississippi State College for Women (actualmente llamado Mississippi University for Women) y posteriormente asistió a la Universidad de Wisconsin-Madison y la Columbia Business School en la Universidad de Columbia. Mientras estaba en la Universidad de Columbia, fue la capitana del equipo femenino de polo y frecuentaba el café de Romany Marie durante los años 1930. Vivió la mayor parte de su vida en el vecindario de Belhaven en Jackson, en una casa que sus padres habían construido en 1925. Posteriormente, donaría la casa al Mississippi Department of Archives and History (Departamento de Historia y Archivos de Misisipi). La casa fue preservada y convertida en museo tras ser declarada un Hito Histórico Nacional.

Durante los años 1930, Welty trabajó como publicista para la Works Progress Administration, un trabajo que la hizo viajar por todo Misisipi. Welty aprovechaba su tiempo para tomar fotografías, especialmente las que manifestaban los efectos de la Gran Depresión. Por entonces, trató de exponer sus fotografías. Se publicaron varias colecciones de sus fotografías, incluyendo One Time, One Place (1971) y Photographs (1989).

A partir de los años 1950, abandonó la fotografía y se dedicó completamente a escribir. Ya su primer cuento, “Death of a Traveling Salesman”, fue publicado en 1936. Su trabajo llamó la atención de la escritora Katherine Anne Porter, quien se convirtió en su mentora y escribió el prefacio para su primer libro de cuentos, Una cortina de follaje (1941). El libro convirtió a Welty en una de las nuevas figuras literarias estadounidenses.

Su novela The Optimist’s Daughter ganó el Premio Pulitzer a la Novela en 1973. Asimismo, en 1992, recibió el Rea Award for the Short Story por sus contribuciones a los cuentos estadounidenses.

Welty era miembro de la Fellowship of Southern Writers, fundada en 1987. También enseñó composición creativa en diversos talleres y universidades[1].

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Eudora_Welty

Urbana

Lo miro tendido en la cama, sus ojos cerrados, su cabello corto.

Es la una en el reloj del buró, tengo que irme.

Rocío sobre mi cuerpo un perfume barato, tomo mi bolso y los tacones para ponérmelos afuera.

No lo beso antes de salir, no quiero que despierte.

Camino hacia la avenida Revolución, muevo las caderas, prendo el primer cigarro.

En mi esquina tiro la colilla, la piso suavemente. Me acomodo el bra. Espero.

Dos de la mañana, quinto cigarro.

Un bochito se detiene. El conductor, de unos cuarenta, baja el vidrio, se empalaga con mis promesas.

Me lleva al hotel, cobro por adelantado y hago mi trabajo. Sólo eso, mi trabajo.

Cinco de la mañana, último cigarro de la cajetilla.

Vuelvo a casa después de otros dos clientes. Entro din hacer ruido, cansada, mi cartera llena del dinero que gané por él…

Suspiro aliviada, duerme.

—¿Mami? —me llama entre sueños.

—Aquí estoy cariño… -respondo en un murmullo, quitándome con ansiedad el maquillaje, antes que abra los ojos… y me vea.

Cecilia Magaña Chávez
No. 142, Enero-Marzo- 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 122

Francisco Orozco Muñoz

Francisco Orozco Muñoz

Francisco Orozco Muñoz

Nota periodística de El Sol de León

firmada por Maricela Luna el 13/Mar/2011.

San Francisco del Rincón, Gto.- A partir del pasado jueves 10 del presente mes, el Museo de la Ciudad lleva oficialmente el nombre del diplomático e hijo ilustre de la ciudad, Francisco Orozco Muñoz.

Fue en sesión ordinaria del Ayuntamiento que se aprobó por voto unánime la propuesta hecha por el consejo de este Museo de la Ciudad, siendo a partir del momento de dicha aprobación que este recinto queda oficialmente con el nombre de Museo de la Ciudad “Francisco Orozco Muñoz”.

Francisco Orozco Muñoz fue un diplomático y hombre de letras distinguido de la primera década del siglo XX, destacando entre otros de los importantes puestos que llegó a ocupar el de Director de lo que hoy es el Museo Nacional de Antropología e Historia, así como fue el primer descubridor y coleccionista de la obra de Hermenegildo Bustos, además de ser comisario de la Exposición Iberoamericana de Sevilla en 1929, siendo ahora con su nombre en el Museo de la Ciudad que se viene a hacer un reconocimiento público y oficial a este hijo ilustre de la ciudad.

José Ángel García, Director de este Museo de la Ciudad “Francisco Orozco Muñoz”, informó que a raíz de que este recinto museográfico cuenta con un lugar propio (anteriormente se encontraba anexo con el Archivo Histórico), se han venido incrementando en alto porcentaje las visitas al mismo.

Señaló que durante el mes de septiembre del pasado año, mes en que se independizó el museo, para quedar ubicado oficialmente en el edificio de la ex cárcel municipal, se registró la visita de 78 personas al mismo, visitantes que se han ido incrementando, registrándose al mes del recién pasado mes de febrero un total de 2,419 visitantes.

Ángel García manifestó que con el objetivo de darle una mayor presencia a este Museo de la Ciudad “Francisco Orozco Muñoz”, se ha dado inicio a una fuerte promoción en las escuelas de nivel básico para que los alumnos organizadamente acudan a conocer este recinto, ofreciéndose visita guiada por todo el edificio, exposición que en ese momento se tenga, y se les pasa una proyección de la fundación de la ciudad.

Agregó el Director de este museo que a la fecha se ha tenido buena respuesta por parte de las autoridades educativas para que sus alumnos visiten el museo, siendo una de las escuelas que está en turno, la primaria Justo Sierra, acudiendo los escolares por grupo, acompañados de su respectiva maestra, siendo esto un grupo por día.

Respecto a las exposiciones, Ángel García informó que actualmente se tiene una titulada Evaluación Actual, siendo en próximos días cuando llegue una más, la cual se titula “Arte Religioso”[1].

[1] http://www.oem.com.mx/elsoldeleon/notas/n2000770.ht

Amistad

142 top

Los amigos de mi pueblo odian a mis amigos del pueblo próximo.
Ayer encontraron en la siembra a mi mejor amigo del pueblo rival, y lo azotaron hasta que les cogió la noche.

Hallé a mi amigo al amanecer, bañado en sangre y en rocío, con los ojos abiertos entre las margaritas. Estreché su espalda deshecha contra mi corazón entristecido.

Y allá lejos, en el nacimiento de las lomas, salían del redil sus cabras, nube de plata en la púrpura del cielo, y mi amigo moribundo las vio y sonrió aún, hermoso como un destino voluntario.

Francisco Orozco Muñoz
No. 142, Enero-Marzo- 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 117