Avestruz

142 top

Es la mayor de las aves, si ave se puede llamar, porque aunque tiene alas no vuela con ellas, tan sólo le sirven de aligerar su corrida, sin jamás levantarse de tierra. Tiene las uñas hendidas como el ciervo, y cuando huye, va asiendo con ellas las piedras, y las arroja a quien la sigue. Traga todo canto le arrojan y lo digiere, y es tan estólido y bobo, que si esconde tan solamente la cabeza en alguna mata, piensa que está todo encubierto y seguro de los cazadores. Sus huevos son hermosos de grandes, y por devoción le cuelgan en algunos santuarios. Sus plumas, curadas y teñidas de varios colores, adornan las celadas de los caballeros y sombreros de los galanes… En la escritura es tenido el avestruz por animal cruel, malo, solitario y casi siempre, cuando hace mención de él le trae en compañía de los dragones.

Sebastián de Covarrubias. Tesoro de la lengua castellana (1,611)
No. 142, Enero-Marzo- 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 58

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s