Milagritos

El polvo de la callejuela se le subía a la nariz, haciéndole cosquillas; seguía corriendo, apretando el bulto.

Dio vuelta en la esquina. Sus zapatos chocaron  con el empedrado de bajadita, casi resbalando por el impulso que llevaba.

Ya veía el kiosko, y más allá, la iglesia.

Aligeró el paso, miró a un lado y al otro de la plaza.

Comprobando no hubiera nadie que la reconociera en su actividad nocturna.

Vino a su mente el  recuerdo de los ojos del padre Ramiro, clavados sobre ella durante la misa se seis…

Era joven… pero no tonto; la había estado observando todo el sermón.

El corazón de dieciséis años de Margarita se aceleró, al encontrar el portón de la sacristía abierto para ella.

La sangre se le bajó a los tobillos…

Ahí estaba él, aguardándola con una sonrisa sospechosa.

Detrás del padre estaba el San Antonio; quien consigue novios a jovencitas y solteronas.

—Él y yo te estábamos esperando…- dijo el sacerdote refiriéndose al santo de brazos vacíos, extendiendo la mano hacia ella.

Margarita, temblorosa, le entregó el bultito que cargaba contra su pecho.

Envuelto en una sábana blanca, estaba  el niño Dios que le había  robado a San Antonio la noche anterior.

Cecilia Magaña Chávez
No. 142, Enero-Marzo- 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 74

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s