Amistad

142 top

Los amigos de mi pueblo odian a mis amigos del pueblo próximo.
Ayer encontraron en la siembra a mi mejor amigo del pueblo rival, y lo azotaron hasta que les cogió la noche.

Hallé a mi amigo al amanecer, bañado en sangre y en rocío, con los ojos abiertos entre las margaritas. Estreché su espalda deshecha contra mi corazón entristecido.

Y allá lejos, en el nacimiento de las lomas, salían del redil sus cabras, nube de plata en la púrpura del cielo, y mi amigo moribundo las vio y sonrió aún, hermoso como un destino voluntario.

Francisco Orozco Muñoz
No. 142, Enero-Marzo- 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 117

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s