Envidia

Mediante un profundo análisis por computadora de la infinita variedad de características sociofísicopoliticosicoantropoeconómicas de cada uno de los individuos del planeta, el grupo interdisciplinario llegó a la conclusión de que a todos los seres humanos están, gracias a Dios, hechos del mismo barro.

Guillermo Farber
No. 103 – 104, Julio – Diciembre 1987
Tomo XVI – Año XXIII
Pág. 405

Anuncios

Noé

Miró con el rabillo del ojo: a su alcance estaba la única pareja de moscas que había sobrevivido a la catástrofe. Un simple, violento movimiento de su brazo, y esa odiosa especie desaparecería para siempre.

Pero pensó en las incontables generaciones de moscas que no morirían a manos de humanos, privándolos así del deleite de la cacería, deleite atávico cuya única manifestación doméstica podría ser justamente en ocasión de las moscas.

De modo que, desviando la vista, las dejó volar.

Guillermo Farber
No. 103 – 104, Julio – Diciembre 1987
Tomo XVI – Año XXIII
Pág. 279

Versión anterior

En el principio fue el estallamiento grande, la reventazón de todo, el fuego terrible que se engrandeció hasta llenar el cielo y engendrar cuanto había que engendrar. Después pasaría lo demás. Y al final se romperán los siete sellos y será el Gran Día de la Cólera cuando ha de suceder lo que ha de suceder desde el alfa hasta el omega en festín de la Bestia y del falso profeta hasta que el ángel baje del cielo llevando en la mano la llave del Abismo y una gran cadena para dominar a la Serpiente antigua y encadenarla por mil años después de los cuales tendrá que ser soltada por poco tiempo en que usará de su astucia para burlar la vigilancia y llegar al edén y hablar a la mujer del fruto del árbol que está en medio del jardín.

Guillermo Farber
No. 98, Mayo – Junio 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 368

El edén

Pidió el profeta que lanzara la primera piedra quien se sintiera libre de pecado (y se sonrió complacido de su astucia). Fue una muerte misericordiosa: sepultado en un instante por un diluvio de piedras, una por cada habitante de la tierra.

Guillermo Farber
No. 102, Abril-Junio 1987
Tomo XVI – Año XXIII
Pág. 200

Would-be genesis

… y al séptimo día descanso, ocasión que fue aprovechada por sus competidores para lanzar una serie de universos considerablemente más eficientes, económicos y mejor empaquetados que generaron una demanda fulminante y que lo sorprendieron, al despertar, con la novedad de que lo habían desplazado del mercado.

Guillermo Farber
No 95, Noviembre-Diciembre 1985
Tomo XV – Año XXI
Pág. 27

Fratricidio

Una vez consumado el acto justiciero, con el corazón tembloroso, Caín sintió la urgencia de ahogar un brote traidor de remordimientos en la letra firme, segura, del anónimo recibido la semana anterior. Hundió la vista en el pequeño, estrujado, sobado, sudado pedazo de papel y volvió a encontrar la paz. La denuncia era tranquilizante, inequívoca: el otro era bastardo, ilegítimo, indigno de la vasta herencia.

Guillermo Farber
No. 116, Octubre – Diciembre 1990
Tomo XIX – Año XXVII
Pág. 420

Información

Y ahora, el estado del tiempo: Se espera un brusco ascenso de la temperatura en la meseta central del panorama político, con fuertes nublados en la perspectiva económica y chubascos aislados en el Congreso, la Federación Sindical y los gobiernos estatales. Se recomienda no salir a la calle sin paraguas, credencial del Partido y chaleco contra balas.

Guillermo Farber
No. 116, Octubre – Diciembre 1990
Tomo XIX – Año XXVII
Pág. 360

Lujuria

Me incliné sobre ella. Dormía. Iba yo dispuesto al beso, moviéndome con artes de sutileza. Entonces, inexplicablemente, despertó. Sin duda me llegó, rectilínea, su mirada envuelta en la ternura del sueño, porque no pude evitar sentirme como quien es sorprendido en el acto vergonzante de abrir una caja fuerte.

Guillermo Farber
No. 96, Enero-Febrero 1986
Tomo XV – Año XXI
Pág. 183

Castigo eterno

Las puertas del infierno se abrieron y él entró, envuelto en un halo de incógnitas. Pero lo desconcertaron la inesperada bienvenida y el entusiasmo de la novedad, y le ocurrió lo que a todos los anteriores: al calor del momento decidió quedarse allí para siempre.

Guillermo Farber
No. 96, Enero-Febrero 1986
Tomo XV – Año XXI
Pág. 150

Lot

La estatua fue descubierta a escasa profundidad. Era efectivamente de sal, y se encontraba en muy aceptable estado de conservación. Se decidió no moverla. Improvisaron un cobertizo para protegerla del sol y del viento, y se dio la noticia al mundo entero. En cosa de días empezaron a llegar los especialistas, al reclamo de esa primera pista arqueológica sobre la destrucción de Sodoma. El examen radioscópico preliminar descubrió debajo de la túnica un cuerpo humano de sexo masculino, al parecer joven, de conformación normal, estatura media…

Guillermo Farber
No. 111-112, Julio-Diciembre 1989
Tomo XVII – Año XXVI
Pág. 677

Pedro I

Se miró al espejo y se negó tres veces. En primer lugar, me dijo, no te conozco; en segundo, yo llegué aquí primero; y en tercero, tu lugar es detrás del espejo, y detrás del espejo no hay nada. Para probarlo, pasó la mano detrás del espejo y tocó con su mano otra mano que lo asió con firmeza y tiró de él con fuerza inaudita mientras su imagen en el espejo comenzaba efectivamente a desaparecer.

Guillermo Farber
No. 111-112, Julio-Diciembre 1989
Tomo XVII – Año XXVI
Pág. 649

Rollos de mares muertos

Se cuenta de un aberrante pergamino hallado en una caverna del sur argentino.

En un principio, los estudiosos pensaron encontrarse ante una inocente y antigua travesura. Poblado de nombres indescifrables, parecía un rudimentario mapamundi, sólo que trastocado. Las tierras antárticas eran el techo del mundo, el Nilo era el único gran río que corría de norte a sur, y África era una gota inmensa suspendida sobre Europa. Fue necesaria una exhaustiva investigación posterior para conocer los efectos inauditos de tan extravagante concepción. No sólo los parámetros elementales del electromagnetismo eran, allá, simétricos de los nuestros. También lo eran los racismos, los dioses, las metáforas, las jerarquías y la historia, que parecía concluir en un éxodo absoluto de colosales metrópolis y abordaje masivo de millares de cohetes que se perdieron para siempre en un destino elegido de nomadismo planetario.

Se cuenta que el pergamino fue destruido en 1905 por cierto Oleg Hamsun, sabio noruego defensor del Orden Natural.

Guillermo Farber
No. 111-112, Julio-Diciembre 1989
Tomo XVII – Año XXVI
Pág. 639

Guillermo Farber

Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, Radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los Grillos!, primer programa de periodismo puramente parlamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio de la locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano, diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), Siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003; Botón rojo: la gran depresión mexicana, Edamex, 2003; Puente de plata, UNAM-Asociación Cívica Mexicana Pro Plata, 2004.

Pecado original

Y habiendo expulsado al hombre, puso Yahvéh Dios delante del jardín del Edén querubines, y la llama de la espada vibrante, para guardar el camino del árbol de la vida. Pero quedó desprotegido el árbol de la ciencia del bien y del mal, que fue cortado por Adán esa misma noche, llevado al aserradero a la mañana siguiente y convertido en triplay al tercer día. Con ese noble material construyó Adán su casa y ahí vive desde entonces y dice no tener queja porque las vetas del bien y del mal, así empalmadas, no han logrado predominio ningunas sobre las otras y de esa suerte las paredes y los techos no se han torcido ni siquiera con las peores lluvias.

Guillermo Farber
No. 111-112, Julio-Diciembre 1989
Tomo XVII – Año XXVI
Pág. 627