El huésped

Mi intolerable soledad súbitamente encontró alivio con la compañía de un nuevo amigo.

Se instaló en mi departamento sin pedirme permiso.

Es un cantante; ahora vivo con él. Casi todo el tiempo canta y alegra mi existencia.

Sin embargo, me preocupa pueda morirse de hambre.

¿Cuánto tiempo podrá permanecer escondido, ese pequeño y nunca visto huésped mío, feliz y optimista grillo?

Kharis G. Avril
No. 93, Mayo-Junio 1985
Tomo XVI – Año XX
Pág. 627

Anuncios

Peripecia

Lo último que dijo fue: “Tu serás la culpable de lo que acontecerá; sólo puedo decirte que vas a arrepentirte…”

De pronto el cuarto empezó a temblar, la cara de Tony se distorsionó en contorsiones y muecas espantosas. Fuertes convulsiones atormentaban y sacudían su pobre humanidad. Manchas moradas empezaron a oscurecer su frente. Su voz se hizo débil, trepidó, se extinguió…

Me levanté a ajustar el televisor.

Kharis Gloria Avril
No. 74, Octubre-Diciembre 1976
Tomo XII – Año XII
Pág. 107