Fernando de Pulgar

Fernando de Pulgar

Fernando o Hernando del Pulgar

(ca. 1430-ca. 1493).

Escritor e historiador español nacido hacia 1430 (se cree que en Toledo, hijo de judíos conversos) y muerto hacia 1493. Era de origen hebreo. Se educó en la corte de Enrique IV e indudablemente gozó del favor real; parece ser que actuó como embajador de la corte de Luis XI en Roma.

Al subir al trono Isabel le nombró secretario, y, al año siguiente, de nuevo viajó a Francia para comunicar la muerte de Enrique IV y para negociar el matrimonio del delfín Carlos con la hija de los Reyes Católicos. Retirado de la política y de la corte desde 1479, fue llamado por Isabel la Católica, en 1482, para ocupar el cargo de cronista. Como historiador tampoco fue original en la concepción de su obra, que es una imitación, en la forma, de Tito Livio y otros historiadores de Roma, especialmente en lo referente a intercalar discursos y razonamientos. En este estilo está escrita su Crónica de los muy altos y esclarecidos reyes Cathólicos don Fernando y doña Ysabel, historia incompleta y no muy exacta del reinado de los Reyes Católicos, que comprende desde 1468 a 1490; está dividida en tres libros, de los que el último está dedicado a la guerra de Granada, también incompleta, pues ésta finalizó en 1492.

Otras obras suyas son: Letras, las Glosas a las coplas de Mingo Revulgo, la Relación de los reyes de Granada y los Claros varones de Castilla. Escribió además 32 Cartas a distintos personajes, muy importantes para el conocimiento de su época[1].

Anuncios

Juan Ramón Jiménez

Juan Ramón Jiménez

Juan Ramón Jiménez

(1881-1959)

Poeta español y premio Nobel de Literatura. Nació en Moguer (Huelva), y estudió en la Universidad de Sevilla. Los poemas de Rubén Darío, el miembro más destacado del modernismo en la poesía española, le conmovieron especialmente en su juventud. También sería importante la lectura de los simbolistas franceses, que acentuaron su inclinación hacia la melancolía. En 1900 publicó sus dos primeros libros de textos: Ninfeas y Almas de violeta. Poco después se instalaría en Madrid, haciendo varios viajes a Francia y luego a Estados Unidos, donde se casó con la que ya sería su compañera ejemplar de toda la vida, Zenobia Camprubí. En 1936, al estallar la Guerra Civil española se vio obligado a abandonar España. Estados Unidos, Cuba y Puerto Rico, fueron sus sucesivos lugares de residencia. Moriría en este último país, donde recibió ya casi moribundo la noticia de la concesión del Premio Nobel.

La obra poética de Juan Ramón Jiménez es muy numerosa, con libros que a lo largo de su vida, en un afán constante de superación, fue repudiando o de los que salvaba algún poema, casi siempre retocado en sus sucesivas selecciones. Las principales son Poesías escogidas (1917), Segunda antología poética (1922), Canción (1936) y Tercera antología (1957). La influencia del modernismo se percibe en sus primeros libros, aunque su mundo poético pronto apunta, como el de Bécquer, hacia lo inefable, con unos poemas hechos a partir de sensaciones refinadas por la espiritualidad, y de sutiles estados líricos, con un lenguaje musical.

Pero el arte de Juan Ramón Jiménez se hace independiente de cualquier escuela, aunque el simbolismo, ya totalmente asumido, siga influyendo en su poesía casi hasta el final. Con el paso de los años su estilo se hace cada vez más depurado, siempre en busca de la belleza absoluta, de la poesía y del espíritu que él intenta fundir con su lirismo esencial interior, sin dejar de ser al mismo tiempo metafísico y abstracto, como se aprecia en Baladas de Primavera (1910) o La soledad sonora (1911). Diario de un poeta recién casado (1917), escrito básicamente durante su viaje a Estados Unidos, donde conoció y se casó con Zenobia, es uno de los grandes libros de la poesía española.  Contiene ritmos inspirados por el latir del mar, verso libre, prosa, sugerencias humorísticas e irónicas. El libro supone un canto a la mujer, el mundo marino y Estados Unidos. Siguen Eternidades (1918), Piedra y cielo (1919) y uno de los puntos más altos de su poesía, Estación  total, un libro escrito entre 1923 y 1936, aunque no se publique hasta 1946. La identificación del poeta con la belleza, con la plenitud de lo real, con el mundo, es casi absoluta. La palabra aúna abstracción y realidad, y el poeta se convierte en -total- -concepto ya utilizado por Juan Ramón Jiménez-, y que significa -lo universal-. Poeta total, es para él, por tanto, aquel que logra la comunión con el universo, conservando, sin embargo, su voz personal.

Los escritos en prosa que formarían posteriormente la vasta galería Españoles de tres mundos (1942) empezaron a publicarse en diarios y revistas en los años  inmediatamente anteriores a su exilio. Otro libro suyo escrito en prosa poética -y al que le debe gran parte de su fama universal- es Platero y yo (1917), donde funde fantasía y realismo en las relaciones de un hombre y su asno. Es el libro español traducido a más lenguas del mundo, junto con Don Quijote de Miguel de Cervantes. Escribió ya en América los Romances de Coral Gables (1948) y Animal de fondo (1949). Con ellos y el poema ‘Espacio’, Juan Ramón Jiménez alcanza lo que se ha llamado su -tercera plenitud- determinada por el contacto directo con el mar. En Animal de fondo el símbolo lo expresa con un lenguaje próximo a una religiosidad inmanente y panteísta. La poesía antes que palabra es conciencia; inteligencia que permite al poeta nombrar. El tiempo acaba fundiéndose con el  espacio. El poeta simbolista y romántico, metafísico después y puro-que configuran al Juan Ramón Jiménez más hondo e intenso-, se revela finalmente como un visionario y metafísico que mantiene una alta tensión poética a partir de iluminaciones nacidas en lo profundo de su sensibilidad[1].

Rafael Cansinos Assens

Rafael Cansinos Assens

Rafael Cansinos Assens

(24/11/1883 – 06/07/1964)

Escritor español.

Nació el 24 de noviembre de 1883 en Sevilla. Hijo de Manuel Cansino de la Vega y Dolores Assens y Rodríguez. Fue bautizado el día 27 en la Parroquia de San Martín con el nombre de Rafael María Juan de la Cruz, Manuel, José Antonio de la Santísima Trinidad. Cuando fallece su padre, se traslada a Madrid.

Perteneciente a la Generación de 1914 o Novecentismo, Cansinos fue colaborador en revistas modernistas, ultraístas y dadaístas. Es autor de artículos de crítica que tuvieron gran audiencia. Su primer libro fue El candelabro de los siete brazos (1914). Sus ensayos críticos como Poetas y prosistas del novecientos (1919), Los temas literarios y su interpretación (1924) y los cuatro tomos de La nueva literatura (1927) exponen numerosos datos sobre la literatura española de comienzos de siglo. Otros ensayos como Ética y estética de los sexos (1920), Salomé en la literatura (1920), El amor en el Cantar de los Cantares (1930) y La Copla Andaluza (1936) tratan sobre aspectos literarios, musicales y de costumbres.

Escribió, entre otras, las novelas La encantadora (1916), El eterno milagro (1918), La madona del carrusel (1920), En tierra florida (1921), La huelga de los poetas (1921), y la novela experimental titulada El movimiento VP (1922).

Tras la Guerra Civil española, inicia un largo exilio interior, y se niega a colaborar en las publicaciones del régimen franquista, dedicándose casi por entero a traducir.

En 1946 fallecía su compañera sentimental, Josefina Megías Casado. En 1950 fue contratada Braulia Galán para trabajar en su domicilio y se convertiría años después en su esposa. En 1958 tuvieron a su hijo Rafael Manuel.

Rafael Cansinos Assens falleció el 6 de julio de 1964 en Madrid[1].

Martín Fernández Navarrete

Martín Fernández Navarrete

Martín Fernández Navarrete

 Navegante y escritor Español; nació en Avalos (Logrono), el 8 de noviembre de 1765; murió en Madrid, el 8 de octubre de 1844. Recibió su primera educación parte en su ciudad natal y parte en el seminario de Vergara. A la edad de 15 años entró a la marina, y poco tiempo después, en 1782, sirvió con distinción en la infructuosa operación en contra de Gibraltar. Debido al excesivo trabajo, su salud se debilitó y se vio forzado a separarse del servicio activo por un tiempo; pero durante este tiempo de descanso forzado, se dedicó a la investigación histórica, y en 1789 fue comisionado por el Ministerio de Marina para buscar los archivos nacionales y juntar todos los documentos e información en conexión con la historia marítima de España. Dedicó tres años a este trabajo, y entre los documentos descubrió los diarios del primer y tercer viaje de Colón. Habiendo sida declarada la guerra entre Francia y España, volvió a la marina en 1792 y tomó parte en ataque de Toulon. Poco tiempo después de esto fue promovido a capitán de navío. Luego fue ubicado bajo las órdenes del General Langara del Departamento de Cádiz, con quien después sirvió en varias diligencias cuando el último fue hecho Ministro de Marina. Mientras que estuvo en Oficina de Marina, trajo muchas mejoras y reformas entre las cuales estaba la planeación y organización de la oficina hidrográfica, de la cual después se hizo director (1803). En 1808, renunció a los cargos que le dio su gobierno y se retiró de la vida pública, antes que reconocer los mandatos de José Bonaparte, quien había sido puesto en el trono. En 1814 fue hecho secretario de la Academia de San Fernando, y desde 1824 hasta su muerte, fue director de la Academia de Historia.

 Varias veces fue elegido para representar a su provincia como senador, pero su carrera en el senado no era muy brillante. La mayoría de la obra de Navarrete es histórica. Su mejor obra, y la cual le da su reputación es “Colección de los viajes y descubrimientos que hicieron por mar los españoles desde el fin del siglo XV” (Madrid, 1825-37). Esta fue publicada a expensas del gobierno, y ha sido leída y repetida ampliamente. Entre sus otras obras figura una excelente vida de Cervantes, publicada en 1819, en conexión con una edición de “Don Quijote”, sacada por la Academia Española; “Colección de documentos inéditos” escritos en colaboración con otros; “Disertación sobre la historia de la náutica,” y “Biblioteca marítima española”. Las dos últimas publicadas después de su muerte, en 1846 y 1851 respectivamente[1].

 

Agustí Bartra

Agustí Bartra

Agustí Bartra

(Barcelona, 1908-Tarrasa, 1982)

Agustí Bartra nace en la Rambla de Santa Mónica, en el corazón de la ciudad de Barcelona, el 6 de noviembre de 1908. Su familia reside desde 1917 en Sabadell, donde estudia en el colegio de los Maristas. El joven Bartra comienza a trabajar en un almacén de tejidos en 1922. En 1928 se instala en Barcelona, realiza el servicio militar (1929), y trabaja de 1930 a 1935 en una fábrica de sedas de la capital. Ese año, 1935, entra a trabajar en el Ayuntamiento de Barcelona e inicia sus colaboraciones literarias en publicaciones como Mirador.

Después de la guerra, en 1939, pasa a Francia, es recluido en el campo de concentración de Saint-Cyprien, de donde escapa, y luego es confinado en los campos de Argelès-sur-Mer y Agde. Tras su liberación, viaja a París, Burdeos y Casablanca, con destino final en la República Dominicana (1940). Publica una autotraducción de su libro de poemas L’arbre de focbajo el título El árbol de fuegoy, después de varios recitales y colaboraciones en revistas hispanoamericanas, viaja a Cuba en 1941, donde reside cinco meses, y llega a México en agosto de ese mismo año. Allí se reencuentra con Pere Calders, publica algunas obras, e incluso prueba fortuna con la apertura de un taller de carpintería. Es a partir de 1943, cuando, como tantos otros exiliados republicanos, comienza su actividad como traductor.

En 1948, una beca Guggenheim le permite vivir en Brooklyn y Nueva Jersey. Es durante este periodo (1949-1950) cuando traduce al catalán una amplia muestra de la poesía norteamericana contemporánea (Walt Whitman, Emily Dickinson, Edgar Lee Masters, Robert Frost, Wallace Stevens, William Carlos Williams, Ezra Pound, Marianne Moore, T. S. Eliot, E. E. Cummings y Hart Crane, entre otros muchos): la primera edición de este libro, titulado Una antologia de la lírica nord-americanase publica en México en noviembre de 1951; su breve «Prefaci» está firmado en Long Island en mayo de 1950.

Bartra volverá a Estados Unidos con otras becas Guggenheim (1960), impartirá cursos y conferencias en Yale (1961) y ocupará la cátedra Juan Ramón Jiménez de la Universidad de Maryland (1969). Por el camino quedan otros trabajos en México (en una librería, en la editorial Jackson) y algunos viajes (Francia, Italia, Grecia) y, sobre todo, una continua dedicación a la traducción que ocupa no menos de treinta años de su vida, desde mediados de la década de los cuarenta hasta mediados de los setenta. Bartra regresó a Cataluña el 11 de enero de 1970, y pronto se instaló en Terrassa, donde murió el 7 de julio de 1982.

La traducción al catalán de Song of myself, de Walt Whitman, su último trabajo, quedó inconclusa y fue completada y publicada por Miquel Desclot en 1985.

http://www.saltana.org/2/tsr/56.htm

Miguel de Unamuno

Miguel de Unamuno

(1864-1936)

El bilbaíno Miguel de Unamuno es una de las personalidades más destacadas de la literatura española del siglo XX. Nació en Bilbao en 1864 y vivió la guerra carlista. En Madrid cursa la carrera de Filosofía y Letras y después de varios fracasos, ganó en 1891 la cátedra de Griego en la Universidad de Salamanca, donde vivó casi toda su vida. En 1901 sería elegido rector de esa Universidad.

Tuvo una amplísima cultura antigua y moderna, filológica, literaria y filosófica. Fue un gran crítico de los distintos regímenes políticos en los que vivó y como consecuencia de su oposición a la dictadura del general Primo de Rivera fue desterrado (1924 – 1930) y se marchó primero a Fuerteventura y luego a Francia. Tras la caída del general vuelve triunfalmente a España y fue diputado durante la República. Ante las fuerzas de Franco su actitud inicial fue cambiante. Sin embargo su postura definitiva ante las fuerzas de Franco (con la famosa frase: “Venceréis pero no convenceréis”) le valió ser destituido y confinado en su domicilio, donde murió el último día de 1936.

Unamuno fue siempre un hombre inquieto y rebelde, paradójico y contradictorio, ferozmente individualista, siempre rindiendo culto a su propia personalidad. Luchador contra todo, en guerra consigo mismo, en continua tensión, no encontró nunca la paz, acosado de dudas religiosas y existenciales. Su vida estaba presidida por una intensa actividad intelectual, de incesante lucha consigo mismo.

En cuanto a su ideología, Unamuno fue militante del PSOE y manifestaba ideas socialistas

Unamuno cultivó todos los géneros – teatro, poesía, ensayos, prosa – todos ellos presididos por dos ejes temáticos recurrentes: España y el sentido de la vida humana. Se le ha considerado como uno de los primeros escritores existencialistas modernos.

Practicó todos los géneros. Sus cualidades como poeta fueron infravaloradas durante mucho tiempo, aunque en la actualidad se le tiene por uno de los grandes líricos del siglo XX. Es una poesía que se caracteriza por su gran riqueza de pensamiento; los principales libros son: Poesías (1907), Rosario de sonetos líricos (1911), El Cristo de Velázquez(1920), Romancero del destierro (1928) y el Cancionero póstumo, Diario poético que fue publicado en 1953 y recoge poesías escritas entre 1928 y 1936.

También es autor de importantes novelas. Figura Unamuno entre los más decididos renovadores de la novela a principios de siglo que a él le servía como cauce adecuado para la expresión de los conflictos existenciales. Su primera novela fue Paz en la guerra (1897) , una novela histórica sobre la última guerra carlista. Con Niebla (1914) inicia lo que él denominó nivolas: frente a la novela tradicional presenta nuestro autor el enfrentamiento de las almas, de las pasiones humanas, sin paisajes, ambientes ni costumbres. Niebla plantea el problema de la existencia y la personalidad. El protagonista, Augusto Pérez, se rebela contra el propio Unamuno, porque se da cuenta de que no es más que un ser de ficción, manejado al capricho del autor, y le recuerda que también él, Unamuno, como ser humano, depende del capricho de Dios. En 1917 publicaría Abel Sánchez y en 1921 La tía Tula . Su obra maestra llegaría en 1931, San Manuel bueno mártir . Esta es la dramática historia del párroco de una aldea perdida que, entregado ejemplarmente a su pueblo y manifestándose como un santo, oculta el tremendo desgarro interior de la duda en la otra vida.

Escribió también numerosos libros de ensayo: En torno al casticismo (1902), Vida de Don Quijote y Sancho (1905), Por tierras de Portugal y España (1911), Andanzas y visiones españolas (1922), Del Sentimiento trágico de la vida (1922).

Las obras dramáticas más importantes: Fedra (1910), El otro (1926) y El hermano Juan (1934). Son el intento de un teatro de ideas que resulta excesivamente esquemático y falto de acción dramática[1].

Pere Calders

Pere Calders i Rossinyol

(Barcelona, 29 de septiembre de 1912 – Barcelona, 21 de julio de 1994)

 

Fue un escritor en lengua catalana, considerado uno de los mejores autores de la literatura en catalán.

Pere Calders fue el único hijo del matrimonio formado por el escritor modernista Vicenç Caldés i Arús y Teresa Rusiñol Roviralta. Fue inscrito en el registro como Pedro de Alcántara Caldés i Rusiñol. Aunque nacido en Barcelona, pasó gran parte de su infancia en el campo, en las cercanías de Polinyá, en el Vallés Occidental. En su vocación literaria fue decisiva la influencia de su padre. En Barcelona, hizo sus estudios primarios en la escuela catalana Mossèn Cinto. Uno de los maestros de esta escuela, Josep Parunella, le animó a encaminar sus pasos hacia la literatura. Como resultado, ya a los catorce años escribió un primer relato, El primer arlequí, que se publicaría muchos años después.

La literatura no era, sin embargo, la única vocación de Calders. La otra era el dibujo: durante un tiempo trabajó como ayudante del dibujante checo Karel Černý, y a los diecisiete años, en 1929, ingresó en la Escuela Superior de Bellas Artes de Barcelona.

Cuando tenía veinte años, gracias a los buenos oficios de su amigo y futuro cuñado, Avel·lí Artís-Gener, Tísner, entró a formar parte de la redacción del Diari Mercantil, que entonces dirigía Josep Jané i Olivé. La ayuda de Janés sería de gran importancia a la hora de que Calders viera publicada su obra. En 1933 apareció su primer relato, Història de fantasmes o el capillar «Estrella», en el diario Avui, y en 1936 vio la luz su primer libro, la colección de relatos breves El primer arlequí.

A pesar de los tiempos difíciles que corrían por entonces en España, con el estallido en 1936 de la Guerra Civil, Calders desplegó por entonces una gran actividad creativa, colaborando, como escritor o como dibujante, en numerosas publicaciones, como el mencionado Diari Mercantil, La Rambla, Diari de Barcelona, Treball o L’esquella de la Torratxa.

En 1937 fue incorporado al ejército republicano como técnico cartógrafo. Ese mismo año apareció su novela corta La glòria del doctor Larén. En 1938 quedó finalista del Premio Narcís Oller con su libro de cuentos L’any de la meva gràcia, y del Premio Crexells con Gaeli i l’home déu. El desarrollo posterior de los acontecimientos impidió que estas dos obras llegaran a publicarse. Sí llegó a editarse, sin embargo, otro libro suyo, Unitats de xoc, sobre sus experiencias en el frente.

Tras el final de la guerra civil, y después de haber sido internado en el campo de concentración de Prats de Molló, primero, y luego en el castillo de Roissy-en-Brie, se exilió en México, un país extraño para un catalán de raíces fuertes. La adaptación fue muy difícil, pero siempre agradeció el espíritu generoso del país que le acogió. Desde su exilio, el trabajo de Calders, junto con el de otros intelectuales catalanes, fue clave para el desarrollo de la conciencia y la cultura catalanas. En 1955 publicó Cròniques de la veritat oculta (Premio Víctor Catalá 1954), y posteriormente aparecieron otras dos colecciones de relatos: Gent de l’alta vall ( 1957) y Demà a las tres de la matinada (1959).

El 10 de diciembre de 1962 la familia Calders regresó a Barcelona, y al año siguiente el autor recibió el Premio Sant Jordi por la novela L’ombra de l’atzavara, que se aparta de su línea de escritura más habitual. En 1964 publicó una biografía del poeta Josep Carner, a quien había tratado durante su exilio mexicano. Ronda naval sota la boira (1966) supone el regreso de Calders al peculiar estilo de sus relatos breves. En 1967 publicó una novela corta ambientada en México, titulada Aquí descansa Nevares.

En el terreno profesional, el reconocimiento masivo le llegó con la representación de la obra Antaviana, basada en cuentos suyos, por el grupo teatral Dagoll Dagom, y con música de Jaume Sisa, en el año 1978.

Murió el 21 de julio de 1994 después de una larga enfermedad[1].

 

Guillermo de Torre

Guillermo de Torre

(Madrid, 1900 – Buenos Aires, 14 de enero 1971)

Fue un ensayista, poeta y crítico literario y de arte español perteneciente a la Generación del 27. Sus restos descansan en el Cementerio de La Recoleta, de Buenos Aires, junto a los de su mujer, Norah Borges, y a los de su suegra, Leonor Acevedo Suárez.

Más reconocido como importante crítico literario y de arte español, fue, sin embargo, uno de los impulsores del ultraísmo, también con su trabajo poético, en sus comienzos. Después de la publicación de los poemas ultraístas Hélices (1923), se orientó definitivamente al cultivo del ensayo literario y artístico, donde se destacó como comentador del fenómeno estético vanguardista. Fue colaborador habitual de Revista de Occidente, Sur y El sol, y fundador, junto con Giménez Caballero, de La Gaceta Literaria (1927) y, junto con Pedro Salinas, de Índice Literario (1932). Desde 1956 fue catedrático de la Universidad de Buenos Aires, donde fijó su residencia. Sus volúmenes más importantes son: Literaturas europeas de vanguardia (1925, reeditado y ampliado en 1965), La aventura y el orden (1943), Problemática de la literatura (1951), Las metamorfosis de Proteo (1956), El fiel de la balanza (1961) y Tres conceptos de la literatura hispanoamericana (1963)[1].

Fray Bernardino de Sahagún

Fray Bernardino de Sahagún

(Sahagún, España, 1499 o 1500 – México, 1590)

Eclesiástico e historiador español. Estudió en la Universidad de Salamanca. En 1529 se desplazó a América e inició el estudio de la lengua de los indígenas mexicanos. Con una finalidad estrictamente catequística escribió en lengua náhuatl Psalmodia cristiana y sermonario de los Sanctos del Año (1583). Su obra fundamental es Historia general de las cosas de Nueva España, recopilación en doce tomos de costumbres, mitos y leyendas aztecas. Lo más destacable de este tratado es el método de investigación empleado, precursor del que aun hoy aplican los etnólogos, ya que confeccionó un cuestionario previo, seleccionó a los informadores y recurrió a intérpretes nativos que escribían al dictado náhuatl. En su día, la Iglesia confiscó la obra al considerar que se oponía a la labor misionera.

Nacido en el pueblo leonés de Sahagún, que adoptó como apellido en su orden (se llamaba Bernandino Ribeira), Bernardino de Sahagún marchó a México en 1529 y allí pasó, en diferentes lugares, el resto de su vida, entregado a la catequesis de los indígenas, para lo que aprendió el idioma náhuatl e investigó diligentemente sus usos y creencias. Muy amado por los indios, inquiría constantemente de los ancianos, sabios y sacerdotes los detalles que le interesaban, y pedía a sus discípulos que consignasen tales informes en náhuatl, traduciéndolos después él al castellano. Los materiales crecían así de continuo, dando lugar sucesivamente a varios manuscritos en ambos idiomas, de más valor los de lengua náhuatl, porque a veces omitía o abreviaba algunas cosas en la versión castellana.

La obra costó al autor muchas penalidades, porque tuvo enemigos que sostuvieron ser impropios de la Orden Franciscana aquellos gastos que podían ayudar a mantener en los indígenas el recuerdo de su idolatría, y se le impidió por todos los medios continuarla. Se sabe que Fray Bernardino de Sahagún sufrió vejaciones intelectuales y que fue trasladado de convento en convento. Pero nunca le faltaron simpatizantes, que al fin prevalecieron, si bien sus manuscritos, de los que fue despojado, no volvieron a su poder. Modernamente reencontrados, se han editado y traducido repetidamente desde 1829, aunque de forma muy deficiente al principio. Uno de los fragmentos apareció en la Biblioteca Laurentina de Florencia (Códice florentino) y otros en un convento franciscano de Tolosa.

La Historia general de las cosas de Nueva España, cuya redacción le llevó cuarenta años, es un texto capital de la historiografía mexicana contemporánea. Concebida a la manera de un tratado moderno (uso de documentos, cotejo de diversas fuentes, apartados clasificados de forma científica), consta de doce libros. Los nueve primeros tratan de los dioses y diosas, de las fiestas en su honor, de las creencias sobre la inmortalidad del alma y de las ceremonias fúnebres, así como de la astrología judicial, los augures y adivinos, y de la vida intelectual y política, entre otros temas.

Los libros X y XI contienen un diccionario, y el XII expone la conquista de México en su versión indígena. Obra metódica y de importancia excepcional, representa un tesoro de conocimientos etnográficos, arqueológicos e históricos que constituye una contribución fundamental al conocimiento de los indígenas en su primitivo tipo de vida. Las excavaciones arqueológicas realizadas desde el siglo XX han corroborado muchos aspectos de la obra de Sahagún.

No tuvieron mejor suerte otros textos salidos de la pluma de este ilustre franciscano. Las Pláticas o Coloquios aparecieron en la Biblioteca Vaticana y se publicaron en 1924; de la Psalmodia cristiana, que contenía parte de los salmos traducidos y reinterpretados en náhuatl, quedaron tres ejemplares muy incompletos; y tampoco se encontró nunca un Arte (gramática) de la lengua mexicana, escrito en 1569. También se le atribuyen diversas obras doctrinales en lengua náhuatl, no localizadas en la actualidad[1].

 

Alfonso X, el Sabio

Alfonso X (El Sabio)

Fue Rey de Castilla y de León (1252-1284), una de las figuras políticas y culturales más significativas de la edad media en la península Ibérica y en el resto del continente europeo. Hijo del monarca Fernando III —en el cual confluyeron definitivamente los dos tronos que habrían de constituir la Corona de Castilla— y de la primera esposa de éste, Beatriz de Suabia —hija del emperador Felipe de Suabia—; nació el 23 de noviembre de 1221, en Toledo. Contrajo matrimonio, en 1249, con Violante de Aragón, hija del rey aragonés Jaime I el Conquistador. A la muerte de su padre, reanudó la ofensiva contra los musulmanes (dentro del proceso general de la Reconquista), ocupando las fortalezas de Jerez (1253) y Cádiz (c. 1262). En 1264, tuvo que hacer frente a una importante revuelta de los mudéjares asentados en el valle del Guadalquivir. La tarea más ambiciosa del Rey fue su aspiración al Sacro Imperio Romano Germánico, proyecto al que dedicó más de la mitad de su reinado. La última familia que había ostentado la titularidad del Imperio eran los Hohenstaufen, de la que descendía por línea materna Alfonso X. Junto al Rey Sabio apareció otro candidato al Sacro Imperio, el inglés Ricardo de Cornualles. En 1257, los siete grandes electores imperiales no unificaron su decisión y durante varios años el Imperio estuvo vacante, ya que ninguno de los dos candidatos consiguió imponerse. Finalmente, en septiembre de 1273, Rodolfo I de Habsburgo fue elegido emperador y, en mayo de 1275, Alfonso X renunció definitivamente al Imperio ante el papa Gregorio X.

Los últimos años de su reinado fueron especialmente sombríos. Desde 1272, un sector de la alta nobleza se enfrentó al monarca. Además, la muerte en 1275 del infante Fernando, primogénito de Alfonso X, abrió un disputado pleito de sucesión. Los hijos de aquél, los llamados infantes de la Cerda, Alfonso y Fernando, pugnaron por la sucesión regia con el infante Sancho, segundo de los hijos de Alfonso X. Finalmente, fue este último infante el que consiguió imponerse en el trono, al que accedió en 1284 —tras el fallecimiento de su padre— como Sancho IV. En el terreno económico, Alfonso X facilitó el comercio interior en su reino con la concesión de ferias a numerosas villas y ciudades. El Rey estableció un sistema fiscal y aduanero avanzado que potenció los ingresos de la Hacienda regia. Su más conocida disposición en asuntos económicos fue el reconocimiento jurídico del Honrado Concejo de la Mesta, institución aglutinadora de los intereses de la ganadería trashumante del reino. Una de las facetas más importantes del reinado de Alfonso X fue su labor legisladora, indisolublemente ligada a la introducción en Castilla y León del Derecho romano. Bajo su impulso, se organizó un formidable corpus de textos jurídicos, tanto doctrinales como normativos. Sus obras más significativas en este terreno fueron el Fuero Real, el Espéculo y el Código de las Siete Partidas. Las grandes realizaciones del monarca en el campo de la cultura le merecieron con justicia el apelativo de Sabio. La nota más singular de su empresa cultural fue su vinculación simultánea a Oriente y Occidente. Con él se desarrolló en la Corona de Castilla una cultura de síntesis, en la que entraban ingredientes tanto cristianos como musulmanes y judíos. La fecundidad de la colaboración entre intelectuales de las tres culturas tiene su máxima expresión en la Escuela de traductores de Toledo.

Dentro de esta magnífica empresa cultural brilló con luz propia la astronomía, cuya obra más significativa fueron las Tablas astronómicas alfonsíes, elaboradas en 1272. La actividad historiográfica de Alfonso X y de sus colaboradores se concretó en obras como la Estoria de España y la Grande e general estoria, redactadas en lengua romance como prueba del importante apoyo del monarca al idioma castellano. En el campo de la poesía, Alfonso X nos ha transmitido un espléndido repertorio de Cantigas, siendo las más conocidas las de carácter religioso o de Santa María. El monarca castellano-leonés potenció notablemente los estudios musicales, y, en el terreno propiamente recreativo, destaca la obra que salió de los talleres alfonsinos con el nombre de Libros de axedrez, dados e tablas. Por lo que se refiere a la arquitectura, la obra más importante llevada a cabo durante su reinado fue la catedral de León, finalizada años después del fallecimiento de Alfonso X, el cual tuvo lugar, el 4 de abril de 1284, en Sevilla[1].

Juan de Timoneda

Juan de Timoneda

 (Valencia, 1520 – ?, 1583)

 Escritor y editor español. Fue zurrador de pieles en su ciudad natal hasta 1547, año en que instaló una librería, ampliada posteriormente a negocio editorial. Por sus actividades como editor tuvo un importante papel como divulgador de obras literarias, entre las que figuran las comedias de Lope de Rueda y Alonso de Vega, y los Coloquios pastorales de Juan de Vergara.

Entre sus obras originales, que a veces firmaba con los seudónimos de Diamonte y Montidea, destacan el Sarao de amor (1561) y el Cabañero cancionero (1561), cuya fuente principal es el Cancionero de romances, y en los que incluyó obras de diversos autores y suyas propias.

Entre su obra narrativa aparecen tres colecciones de cuentos: Sobremesa y alivio de caminantes (1563), que recoge cuentos de tradición oral, El buen aviso y Portacuentos (1564) y el Patrañuelo (1567), la más interesante, que traduce y refunde narraciones de las Gesta Romanorum, Boccaccio, Ariosto y Bandello, entre otros, y que influyó en Cervantes.

Su obra dramática, de tendencia italiana, incluye las comedias Amphitrión, Menechmos y Cornelia, publicadas en 1559; la colección titulada Turiana (1564), y los autos sacramentales, reunidos en dos colecciones: Ternario sacramental (1558) y el Segundo ternario sacramental (1575), que son anunciadores de los autos sacramentales de Calderón[1].

Vicente Risco

Vicente Risco

(Orense, 1884- id., 1963)

Escritor español en lenguas gallega y castellana. Es uno de los forjadores de la prosa gallega moderna. Fundó la revista Nos (1920), que orientó la vida cultural gallega hasta 1936. De sus ensayos sobre historia, política y cultura gallegas, cabe mencionar Teoría del nacionalismo gallego (1920), El problema político de Galicia (1930) y su Historia de Galicia (1952). De su obra narrativa en lengua gallega sobresalen las novelas El coto (1925), El puerco de pie (1928) y, en castellano, La puerta de paja (1953)[1].

 

Pompeyo Gener

Pompeyo Gener

(Barcelona, 1848-1920)

 Escritor español. Doctor en Farmacia por la Universidadde Barcelona y doctorado en Medicina en París en 1878. Allí frecuentó los medios literarios y científicos y conoció a autores de la talla de Víctor Hugo, Renán, Sara Bernhardt y Berthelot, entre otros. También tomó contacto con las doctrinas positivistas de Haeckel y del darwinismo social tan en boga en aquella época en su estancia en Francia y sus diversos viajes por Europa. Ello le indujo a elaborar una teoría racista que sirviera de base a las aspiraciones del nacionalismo separatista catalán. Durante su estancia en Francia Escribió La Mort et le Diable (1880), prologado por el positivista Littré, donde no hay referencias a la raza, pero sí en Herejías. Estudios de crítica inductiva sobre asuntos españoles (1887), donde, según Gener, se defiende que los catalanes son de origen ario, europeo, mientras que los españoles del otro lado del Ebro, de lo que él denomina «La Meseta», serían seres humanos en inferioridad racial por su contacto con razas semíticas como árabes y judíos, lo que explicaría la decadencia política y literaria de España.

Pese a la importancia que tuvieron sus ideas para fundamentar bajo el racismo el nacionalismo catalán antiespañol, Gener obtuvo escaso éxito en vida. En los últimos años de su vida, ya sin dinero, hubo de vivir de un modesto empleo burocrático en Barcelona[1].

José del Río Sainz

José del Río Sainz.

Nació en Santander en 1884 y muere en Madrid en 1964. Estudió náutica y fue marino hasta 1936, fecha desde la que se dedicó al plenamente al periodismo, cuya actividad llevaba ejerciendo desde unos veinte años antes y en la que permaneció hasta su muerte; fue a la vez un notable poeta (Versos del Mar y de los viajes, 1912, Poemas de la Costa, Hampa, 1923). Fue corresponsal en la guerra de Marruecos.

Los diarios de Santander “Alerta”, “La Atalaya”, “El Atlántico”, “El Cantábrico”, “El Diario Montañés”, “La Vozde Cantabria” y “La Gacetadel Norte” y los publicados en Madrid “ABC” e “Informaciones”, recogen lo más importante de su obra periodística, publicada, en columna propia o como corresponsal, con su propio nombre o pseudónimos (“Pick”, “El Peatón”, “Juan del Mar”, entre otros).

A veces figuran sin firma, con una silueta en negro, en la que se inspira el monumento a su memoria en la ciudad de Santander. Las series de artículos más conocidas llevan los nombres de “Por Castilla a Pie”, “De Santander a Madrid a pie”, “Crónicas de Melilla”, “Impresiones de un cronista de guerra”, “Proyecciones literarias”, y “Memorias de un periodista Provinciano”. Una de sus columnas “Aire de la calle” fue publicada en un libro del mismo título en 1933. Escribió también alguna obra teatral y zarzuela, varias biografías y estudios sobre escritores y literatura montañesa.

Popularmente conocido por Pick, el seudónimo que utilizaba en sus escritos (a parte de El Peatón o Juan del Mar, entre otros), fue navegante, periodista y gran poeta del mar. Fue nombrado Socio de Honor del Ateneo de Santander, en 1925 recibió el premio Fastenrath de la Real Academia Española por su libro “Versos del Mar” y otros poemas, y asimismo la Federación Nacional de Asociaciones de Prensa de España le elige Periodista de Honor. Erróneamente, la Leyde Cantabria 3/1987, de 6 de Marzo, por la que se establece el Himno de Cantabria y se regula su uso afirma que José del Rio Saínz es el autor de los arreglos pertinentes para que el Himno de la Montaña compuesto en 1926 pasase a ser Himno de Cantabria[1].

 


Max Aub

Max Aub

Novelista, dramaturgo, poeta y crítico español, nacido en París en 1903, y muerto en México D.F., en 1972, de madre francesa y padre alemán de origen judío residentes en España desde 1914. Estudió en Valencia y trabajó en el negocio familiar.

Comenzó su obra literaria colaborando en publicaciones como Azor y la Revista de Occidente. Aunque pertenezca a la Generación del 27 por razón de su vanguardismo, cuesta mucho trabajo incluirlo en ella. Durante la Guerra Civil española estuvo en el lado republicano. Colaboró con André Malraux en la realización de la película Sierra de Teruel.

En 1942 llegó a México, después de haber pasado por un campo de concentración en Francia y por Argelia; en México D.F. desarrolla una actividad intelectual extraordinariamente rica, especialmente en el mundo del cine.

En 1929 publicó Geografía, obra vinculada estéticamente a la Generación del 27; más tarde, Fábula verde (1933), en esa misma estética; con Luis Álvarez Petreña (1934), inaugura la que se denomina literatura deshumanizada. Es autor de las siguientes novelas: Las buenas intenciones (1954), recreación irónica de raíz galdosiana; La calle de Valverde (1961), relacionada con la agitación política en los últimos años de la dictadura e igualmente escrita en clave realista.

En torno a la Guerra Civil gira El laberinto mágico, serie integrada por seis obras, que van desde Campo cerrado (1943) hasta Campo de los almendros (1968). Posee una literatura de textos y autores apócrifos, en que lo inventado se presenta como realidad histórica: Antología traducida (1963), Vida y obra de Luis Álvarez Petreña (1943-70), en que expande su obra de 1934), y Josep Torres Campalans (1958), novela que incluye una entrevista al protagonista de la obra, una lista de hechos del momento y un catálogo de los escritos de ese imaginario personaje.

Su pasión por los cuentos abarca desde No son cuentos (1944) hasta Los pies por delante (1975), entre otras muchas colecciones. Como autor teatral, tiene tres épocas repletas de títulos: la vanguardista de la preguerra; la comprometida (lo que llamó “Teatro de circunstancias”) de la Guerra Civil, y su fase final mexicana.

Algunos de los títulos más célebres de esos tres períodos son: Narciso (1928), Espejo de avaricia (1935), San Juan (1943), Morir por cerrar los ojos (1944), Deseada (1950) y Retrato de un general (1969). Escribió poesía: Diario de la adelfa (1944), y recopiló y editó poemas en una interesante antología: Poesía mexicana, 1950-1960 (1960). En último término, escribió crítica e introducciones a la literatura española, como su Discurso de la novela española contemporánea (1945) o su Manual de historia de la literatura española (1966). En 1998 se publicó una edición de sus diarios inéditos, escritos entre 1939 y el año de su muerte.[1]

 

Rosendo Díaz-Peterson

Rosendo Díaz-Peterson

Doctor en Literatura, Lengua y Cultura Española e Hispanoamericana (Universidad de Illinois, Campaigne-Urbana, 1974). Hizo un máster en Literatura Española (Catholic University of America, 1971), el postdoctorado en Teología, Sociología y Psicología (Universidad de Lovaina, Bélgica, 1969) y el doctorado en Teología (Catholic University of America, 1964). Está especializado en la Generacióndel 98, en la Narrativa HispanoamericanaContemporánea, en el Pensamiento del Siglo de Oro Español, en la Cultura Española y en Teología.[1]

Baltazar Gracián

Baltasar Gracián

Vino al mundo en Belmonte, una localidad muy próxima a Calatayud, el 8 de enero del año 1601. Sus padres fueron Francisco Gracián, médico, y Ángela Morales. En este pueblo pasa su primer año y medio de vida hasta que su padre es trasladado a Ateca. Puede decirse que es educado en todo momento en un ambiente de profunda religiosidad, si tenemos en cuenta que la mayoría de sus hermanos fueron religiosos.

A una edad muy temprana, a los 10 ó 12 años, el joven Baltasar viaja a Toledo donde se cría  y se educa bajo la tutela de su tío Antonio Gracián. Fue en esta ciudad donde debió decidirse su vocación, pues a los 18 años ingresa en la Compañía de Jesús, en el noviciado de Tarragona, donde pasa los dos años del novicio. La formación religiosa que allí obtiene quedará patente para siempre en su personalidad. Tras su estancia en esta ciudad pasa al Colegio de Calatayud (actual centro dela UNED) donde va a cursar dos años de Filosofía. En 1623 comienza sus estudios de Teología en el Colegio de Zaragoza, estudios que finalizarán cuatro años más tarde, tras los cuales es ordenado sacerdote. Vuelve al Colegio de Calatayud como profesor de Gramática Latina. Reside en esta ciudad, a la que ama y siempre recuerda, hasta 1630, fecha en la que se desplaza al Colegio de Valencia y donde realiza su tercera probación. Desde allí marcha a Lérida para ocupar la cátedra de Teología moral durante dos años, tras los cuales se instala en el Colegio de Gandía, donde surgen algunas discrepancias con sus hermanos de religión por diferencias regionalistas.

En 1636 es destinado a Huesca, ciudad de fundamental importancia para su actividad literaria, pues allí conoce a Vicencio Juan de Lastanosa, un noble erudito que encarna los rasgos primordiales del mecenas barroco: hombre de refinada cultura, poseía un palacio conocido en la época por sus preciosos jardines botánicos al cuidado de ocho jardineros franceses, sus innumerables objetos de arte, entre los que se encontraban cuadros de Rubens o miles de monedas antiguas, por su espléndida biblioteca, que contenía infinidad de libros de diversas materias y en los más variados idiomas. En este edificio se celebraban animadas tertulias literarias en donde Gracián tenía la oportunidad de entablar contacto con las personalidades más destacadas del mundo de la cultura de Huesca en la época: don Juan Orencio de Lastanosa, hermano del conocido mecenas, el historiador don Juan Francisco Andrés de Uztarroz… Después de apenas un año de amistad entre Lastanosa y Gracián, se publica El Héroe (1637), firmado por Lorenzo Gracián, nombre de su hermano. Parece ser que con este nombre pretendía despistar a las autoridades de la Compañía, pues no estaba permitido publicar libros sin ser previamente revisados por ella. Puesto que el círculo cultural oscense no era demasiado amplio, no fue ningún secreto la autoría de esta obra y pronto se solicita su traslado, el cual no se lleva a cabo hasta 1639, año en el que viaja a Zaragoza para ser confesor del duque de Nocera, virrey de Aragón, con quien va a tener la oportunidad de visitar la Corte.

Es en 1640, después de sus breves estancias en Madrid y Pamplona, cuando publica El Político Don Fernando el Católico, obra dedicada al duque de Nocera, también sin censura y bajo el nombre, otra vez, de Lorenzo Gracián.

Dos años más tarde publica en Madrid Arte de ingenio, refundido y ampliado seis años más tarde en Huesca con el título Agudeza y arte de ingenio. Su estancia en Madrid es la causa de su pesimismo y su desengaño, tan presentes en sus obras, pues es en la capital española donde percibe las costumbres más viciosas de los hombres y la hipocresía  de la condición humana. En este mismo año de 1642 se halla Gracián como superior del Colegio de Tarragona, cuando se desarrolla la guerra de Cataluña.

En 1644 se dirige a Valencia. Aquí se ocupa de la redacción de una nueva obra, El Discreto, editado en Huesca dos años más tarde por Juan de Nogués. Sigue utilizando el pseudónimo de Lorenzo Gracián. En el mismo año de esta publicación es nombrado capellán del ejército en Lérida, lo que le vuelve a poner en contacto con la guerra de Cataluña. Pero no estará aquí mucho tiempo, pues pronto es destinado a Huesca, donde vuelve a publicar otra obra, su colección de máximas titulada Oráculo manual y arte de prudencia (1647).

Desde la fecha de esta publicación hasta 1651 tenemos pocas noticias de Gracián. Parece ser que anduvo por distintos pueblos aragoneses, probablemente dedicado a la predicación o a la enseñanza en los distintos colegios dela Compañía. En1651 se encuentra en Zaragoza, donde publica la  primera parte de El Criticón. Esta vez el pseudónimo de Gracián es un poco más complejo: mediante un juego fonético de sus dos apellidos el nombre que ahora elige es “García de Marlones”. La segunda parte de esta obra se publica en Huesca en 1653. En esta ocasión vuelve a tomar el nombre de Lorenzo Gracián. Sigue con sus problemas con la Orden debido a sus publicaciones, pues, aunque no aparecen con su nombre real, de sobra es sabido por sus superiores que son obras gracianas.

Pero su enterizo temperamento lo lleva a seguir escribiendo y en 1655 aparece El Comulgatorio, su única obra religiosa, que se publica esta vez ya con su nombre propio. Dos años más tarde culmina su grandiosa obra alegórica, El Criticón, publicando su tercera y última parte. La finalización de esta obra le ocasiona una amonestación pública, consistente en ayuno a pan y agua, el cese de su cátedra de Escritura y su salida de Zaragoza. Poco tiempo después aparece en Tarazona como consultor del colegio y prefecto de espíritu y  en esta ciudad morirá el 6 de diciembre de 1658[1].

Ramón Pané

Ramón Pané 

Monje de la Orden de San Jerónimo, de origen catalán, nació en la segunda mitad del siglo XV. Acompañante de Cristóbal Colón en su segundo viaje a las indias, fue quizá el primer europeo en estudiar y aprender una lengua indígena, el taíno, hablado en la isla de Hispaniola. Por encargo del almirante Cristóbal Colón, investigó y escribió el primer libro escrito y editado en América: Relación acerca de las antigüedades de los indios.

Su libro es conocido de manera indirecta por la copia que de éste aparece en la famosa biografía que sobre Cristóbal Colón hizo su propio hijo Hernando Colón. No obstante tanto sus orígenes, como su vida en general, son bastante inciertos. Se sabe con certeza que Ramón Pané era catalán tanto por el origen de su apellido (que en correcta ortografía catalana se escribiría Paner), como por el valioso testimonio que de él hace fray Bartolomé de Las Casas cuando dice que:

“(…) no hablaba bien nuestra castellana lengua como fuera catalán de nación”

También se sabe que pertenecía a la orden de los jerónimos dado que él mismo lo dice en su libro donde se identifica como un “pobre ermitaño de la orden de San Jerónimo”. De su vida más nada se conoce con certeza, sólo que probablemente conoció a Cristóbal Colón durante el encuentro que este tuvo con los reyes católicos en el monasterio de San Jerónimo de Murtra, en el mes de abril de 1493, cuando les dio razón de lo que había “descubierto” en su primer viaje, y dónde se organizó su siguiente expedición.[1]

Luis Buñuel

Luis Buñuel

El 22 de febrero de 1900 en Calanda, Teruel, España, nace Luis Buñuel. En 1917, obligado por su padre se traslada a Madrid para cursar ingeniería agronoma. En la Residencia conocerá, entre otros, a Federico García Lorca y a Salvador Dalí. Se licencia en 1924 en Filosofía y letras. En 1926 Buñuel ingresa en la Académie du Cinema de París. Escribe su primer guión, para la celebración del primer centenario de la muerte de Goya (no se realizó por falta de presupuesto) en 1927. El 2 de abril de 1929 se inicia la filmación de Un perro andaluz. Dos días antes de que finalice el rodaje se incorpora Dalí e interpreta a un marista arrastrado por el suelo. A finales de ese año ambos se reúnen en Figueras para la elaboración del guión de “La edad de oro”, que se estrena en Londres el 2 de enero de 1931. En 1932 Buñuel se aleja de la corriente especulativa del surrealismo, aproximándose al ala comunista del movimiento, colaborando con la Asociaciónde Escritores y Artistas Revolucionarios. En los meses de abril y mayo rueda el documental “Las Hurdes”, siendo prohibido por la censura por considerarlo denigrante para España. En 1935 Funda la productora Filmófono con Ricardo Urgoiti, y estrenan “Don Quintín el amargao” y “La hija de Juan Simón”. Tras el inicio de la guerra cívil española es trasladado a Francia por el Ministro de Asuntos Exteriores para coordinar misiones de propaganda. Colabora con André Malraux en “Sierra de Teruel” y con Joris Ivens en “Tierra de España”. Al año siguiente supervisa el montaje de “España leal en armas”, un documental a partir de las filmaciones de corresponsales de guerra. En 1941 Buñuel ingresa en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, como productor asociado en el área documental. Al año siguiente, es nombrado supervisor de documentales por Nelson Rockefeller y solicita la ciudadanía estadounidense. En octubre se publica en inglés la Vidasecreta de Salvador Dalí. La información contenida en este libro referente a Buñuel provocará un escándalo que obligará a Buñuel a dimitir de sus cargos al año siguiente. En 1945 Buñuel se traslada a Hollywood, donde coincide con José Rubia y con otros exiliados españoles. Uno de sus proyectos es el rodaje de “Los basureros de Los Ángeles”, en colaboración con Man Ray. Otro proyecto será “La novia de los ojos asombrados”. Trasladado a México en 1946 rueda “Gran Casino” con Jorge Negrete, que será un rotundo fracaso. En 1949 Buñuel adopta la nacionalidad mexicana. Al año siguiente rueda “Los olvidados”, que fue fríamente recibida y “Susana”. Del 8 de enero al 3 de febrero de 1951 filma “La hija del engaño”. En abril inicia el rodaje de “Una mujer sin amor”. En mayo se premia en Cannes a “Los olvidados”, siendo el redescubrimiento de Buñuel. En agosto inicia el rodaje de “Subida al cielo”. En 1952 comienza “En bruto y Robinson Crusoe” (en inglés y en color). Al año siguiente rueda: “El”, “Abismos de pasión” y “La ilusión viaja en tranvía”, y al año siguiente “El río y la muerte”. En 1955 filma “Ensayo de un crimen”, cuyo éxito le abre las puertas de la cinematografía francesa. En 1956 rueda “La muerte de este jardín”, una coproducción franco-mexicana y “Nazarín” en 1958, que recibe la Palma de Oro en Cannes y que está a punto de valerle el premio de la Oficina Católica de Cine, a lo que contesta: Si me la hubiesen dado, me habría visto obligado a suicidarme… Gracias a Dios, todavía soy ateo. Comienza la filmación de “Los ambiciosos (la fièvre monte à El Pao)”. En 1961 regresa Buñuel a España y dirige “Viridiana”, recibe la Palmade oro en Cannes y los furibundos ataques del Vaticano… oficialmente desaparece la película. En 1962 dirige “El ángel exterminador”, donde alude a Dalí. En 1963 dirige “Diario de una camarera” iniciándose la colaboración con el productor Serge Silberman y con el guionista Jean-Claude Carrière. En la película de Carlos Saura “Llanto por un bandido”, Buñuel interpreta el papel del verdugo, y en “En este pueblo no hay ladrones” de Alberto Isaac interpreta a un cura. También en 1964 planea “Cuatro misterios”, rodando: “Las Menades” (de Cortazar), “Gradiva” (de Jensen), “Ilegible, hijo de flauta” (de Buñuel y Larrea) y “Secuestro” (guión suyo). Cambia de planes y comienza “Simón del desierto”, inspirándose en ideas de Lorca. Presentada en la Mostrade Venecia, obtiene el León de Plata. El rodaje de “Belle de jour” se inicia en Francia en 1966, obteniendo un enorme éxito de público y el León de Oro en la Mostra. El rodaje de “La vía láctea” tiene lugar en 1969, estrenándose en París. Al año siguiente rueda “Tristana” en Toledo. “El discreto encanto de la burguesía” se rueda en 1972, y obtiene el Oscar a la mejor película extranjera. En el mes de Junio de 1977  Buñuel termina el rodaje de su última película: “Ese oscuro objeto del deseo”. El día 29 de julio de 1983 fallece Luis Buñuel Portolés en Ciudad de México a los 83 años de edad.[1]

Arrabal

Arrabal

 

De Fernando Arrabal  hay mucho qué decir:

Es un escritor y cineasta nacido en Melilla (España) el 11 de agosto de 1932. Reside en Francia desde 1955.

 “El universo de Arrabal es un mundo fantástico que no se parece a nada conocido o imaginado; el grado de su desemejanza alcanza el límite de lo concebible: sólo se asemeja a sí mismo”:  Milan KUNDERA

Arrabal ha publicado trece novelas. Precisamente una de ellas  prologada por el propio Milan Kundera: “La matarife del invernadero”.  Con “La torre herida por el rayo” consiguió el  Nadal de novela  y el Nabokov internacional.

 “El conocimiento que aporta Arrabal está teñido de una luz moral que está en la materia misma de su arte”:     Vicente ALEIXANDRE

“Arrabal  desde  su adolescencia no ha cesado su búsqueda-huída de su padre y su trágico destino. Esta constante pesquisa  ha permitido al autor permanecer siempre alerta   gracias a su obra.  Arrabal es un  solitario. Su  inconformismo es un ‘handicap’ y un privilegio.”: Luis Alberto de CUENCA

El ‘Teatro Completo’ de Arrabal (Melilla 1932), en dos volúmenes de más de cuatro mil páginas ha sido publicado porla Colección‘Clásicos Castellanos’   de ‘Espasa’ y  por “Everest”. 

“El excepcional valor humano y artístico de Fernando Arrabal le ha izado a la primera fila de los escritores de hoy”: Samuel BECKETT

 Ha escrito varios libros de ajedrez,   centenares de libros de poesía (ilustrados por, entre otros,  Dalí, Magritte, Picasso,  Yue Minjun y Zhang Xiaogang ) …   y su famosa ‘Carta al General Franco’ en vida del dictador. 

“Una obra gozosamente lúdica, rebelde y bohemia… es el síndrome  de nuestro tiempo de campos de concentración y alambradas”:  “Diccionario de literaturas”, Editions  BORDAS.

Arrabal ha dirigido  siete largometrajes “de culto”: VARIETY 

“Con sus películas Arrabal es al cine lo que Rimbaud fue  à la poesía”: R.BRUCKBERGER

“Arrabal es el único superviviente de los cuatro  avatares de la modernidad: Dada, Surrealismo, Pánico y Patafísica”:    Mel GUSSOW

A los  diez años consiguió  el  premio nacional de “superdotados”.  A pesar de ser uno de los escritores más controvertidos de su tiempo, ha recibido el aplauso por su obra:    el Gran Premio de Teatro dela Academia Francesa, el Espasa de Ensayo, el Worlds Theater, el Mariano de Cavia de periodismo, el Wittgenstein de filosofía, el  Alessandro Manzoni di Poesia,la Legiónde Honor francesa o el título de Doctor honoris causa porla Universidad Aristóteles.

 « Si no existiese Arrabal ¡habría que inventarlo ! »: Juan GOYTISOLO[1]

Y PARA SEGUIR HABLANDO DE ARRABAL REVISEN:

http://en.wikipedia.org/

http://laregledujeu.org/arrabal/

http://www.arrabal.org/

 


[1] Datos e imágenes enviados por el propio autor vía e-mail

Camilo José Cela

Camilo José Cela

 

Camilo José Manuel Juan Ramón Francisco de Gerónimo Cela Trulock

(La Coruña, 11 de mayo de 1916 – Madrid, 17 de enero de 2002)

Escritor español. Residió en Mallorca, donde en 1956 fundó la revista Papeles de Son Armadans. Desde muy joven compuso poesía, con ecos e influjos de autores como Neruda y Alberti, y algunos pasaron al libro Pisando la dudosa luz del día (1945).

Pero su personalidad literaria se desarrolló como prosista, dentro de los géneros de la novela, el cuento y el libro de viajes. Alcanzó súbita notoriedad en 1942 con la novela La familia de Pascual Duarte, una de las pocas obras destacadas de la década. Son las supuestas memorias de un campesino extremeño, autor de múltiples crímenes, que acaba en el patíbulo. La narración, escrita en una prosa desgarrada y deliberadamente tosca, se complace no sin humor en un tremendismo que cabe emparentar con el de la picaresca el de ciertos relatos de Pío Baroja.

La siguiente novela Pabellón de reposo (1943), se centra en un grupo de tuberculosos internados en un sanatorio. Nuevas andanzas y desventuras del Lazarillo (1944) es un intento -frustrado, según reconocería el propio autor- de pastiche sobre una novela clásica. Suceden a estas obras los primeros y mejores libros de viajes, modalidad paisajística y testimonial: Viaje a la Alcarria (1948), muestra perfecta del género, y El gallego y su cuadrilla (1949).

En 1951 publicó su novela más famosa, La colmena, panorámica de la vida madrileña hacia 1942, en el ambiente depresivo de la posguerra. Ya el título evidencia el propósito de referirse al colectivo de una ciudad, sin argumento ni protagonista definidos. Con un complejo montaje para ubicar y seguir a más de trescientos personajes y con una técnica que con reservas cabe calificar de objetivista, el escritor traza un desgarrado testimonio de las zozobras y estrecheces de una sociedad.

Son posteriores Mrs. Cadwell habla con su hijo (1953), novela en forma epistolar que encierra una confesión en las fronteras del delirio, y La catira (1955), cuya acción se sitúa en Venezuela; las colecciones de cuentos El molino de viento (1956), Tobogán de hambrientos (1962), Garito de hospicianos (1963) y El ciudadano Iscariote Reclús (1965), entre otras, y libros de viaje como Del Miño a Bidasoa (1952), Judíos, moros y cristianos (1956) y Viaje al Pirineo de Lérida (1965).

En 1969 vuelve a la novela con una obra barroca de claro propósito experimental, Vísperas, festividad y octavas de San Camilo de 1936 en Madrid, de nuevo centrada en Madrid, esta vez al comienzo de la guerra civil, para explorar en el confuso ambiente político y moral la violencia fratricida que tal clima desencadenó. El autor recurre a una expresión novedosa y compleja, tanto en la sintaxis como en la puntuación e incorpora los recursos de la nueva narrativa (monólogo interior, narración en segunda persona, etc.).

En las novelas siguientes asistimos a una ruptura extrema de la forma narrativa: Oficio de tinieblas 5 (1973), fraccionada en una serie de aforismos y pensamientos yuxtapuestos, sin apenas elementos novelescos; Mazurca para dos muertos, de 1983, una crónica de ambientación gallega, incesantemente interrumpida y sujeta a continuas alteraciones de los puntos de vista; y Cristo versus Arizona (1988), situada en un nuevo escenario -en la frontera entre Estados Unidos y México-, donde a la violencia de la ley de los hombres se opone la primitiva y gozosa libertad de los cuerpos.

Por último, destaquemos su saber lingüístico, puesto en evidencia en su importante Diccionario secreto (1968), y su actividad en empresas menores de carácter misceláneo o periodístico, en títulos como El juego de los tres madroños (1983) y El asno de Buridán (1986). Cela fue miembro de la Real Academia Española (1957) y fue galardonado entre otros muchos premios, con el Príncipe de Asturias de las Letras (1987).

Durante la década de los años noventa publicó la miscelánea de textos narrativos El huevo del juicio (1993), Memorias, entendimientos y voluntades (1993), de carácter autobiográfico, El asesinato del perdedor (1994), historia de una persona empujada al suicidio por la sociedad, La cruz de San Andrés (1994), su Poesía completa (1996), un Diccionario geográfico popular de España (1997) y la novela Madera de boj (1999), con la que rindió homenaje a la Galicia marinera. En 1989 le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura, y en 1995, el Premio Cervantes[1].

 

Agencia EFE

La Agencia EFE es un servicio de noticias internacional dentro de las llamadas agencias de información o noticias, fundada en 1939 en España porRamón Serrano Súñer y Manuel Aznar Zubigaray. Es la primera agencia de noticias multimedia en español y la cuarta del mundo, por detrás de la canadiense-británica Thomson Reuters, la estadounidense Associated Press(AP) y la francesa Agence France-Presse (AFP). Estas tres agencias, que cuentan con servicios propios de fotografía y con una cobertura mucho más completa que el resto de sus competidores, se disputan la primacía mundial.

La agencia Efe es una empresa informativa multimedia, con más de tres mil profesionales de 60 nacionalidades, que cubre todos los ámbitos de la información en los diferentes soportes informativos (prensa escrita, radio, televisión e Internet) y distribuye 3 millones de noticias al año a más de dos millares de medios de comunicación en los cinco continentes, por medio de una red de periodistas mundial, 24 horas al día desde más de 180 ciudades de 110 países y con cuatro mesas de edición en Madrid, Bogotá, El Cairo (árabe), y Río de Janeiro (portugués). Fue la primera agencia española en tener delegaciones en todas las Comunidades y ciudades autónomas, contribuyendo a la vertebración informativa del territorio del Estado.[1]

 

Tomás Segovia

Tomás Segovia

El poeta, dramaturgo, novelista y traductor de origen español, Tomás Segovia (1927-2011) falleció a los 84 años de edad, dejando un legado invaluable en el campo de las letras. Será recordado como una figura fundamental del exilio español y uno de los máximos referentes de la poesía en lengua hispana de la segunda mitad del siglo XX.

El deceso del vate se registró este lunes (7/NOV/2011) a las 14:00 horas, y las causas obedecen a diversas complicaciones derivadas del cáncer de hígado que le fue detectado recientemente. Sus restos serán velados en una funeraria ubicada enla Avenida San Jerónimo.

Según la viuda del poeta, María Luisa Capella, el autor de ‘Apariciones’ padecía un cáncer que le mantenía en su hogar, ubicado en la Ciudad de México, en donde estuvo acompañado por su familia hasta el último momento.

Al enterarse de lo ocurrido, su colega y amigo Hugo Gutiérrez Vega, lamentó la pérdida del prolífico escritor, cuya obra posee una importancia que no se mide en premios, sino por sus lectores.

Oriundo de Valencia, Tomás Segovia recibió apenas hace unos días un homenaje, al lado del argentino Juan Gelman. Ambos fueron reconocidos con el Premio Poetas del Mundo Latino “Víctor Sandoval”, que les fue entregado en Aguascalientes.

Entre los títulos de su poesía se encuentran: “La luz provisional” (1950), “Apariciones” (1957), “Cuaderno del nómada” (1978), “Cantata a solas” (1985), “Lapso” (1986), “Noticia natural” (1992), “Fiel imagen” (1996) y “Sonetos votivos” (2007).

Segovia estudió en Francia y Marruecos, no obstante llegó exiliado a México, donde dio cursos en El Colegio de México (Colmex) y otras universidades. En 1950 obtuvo la beca Guggenheim.

Además fue profesor de la Universidad de Princeton, y director de importantes revistas americanas y europeas.

Entre los reconocimientos a los que fue acreedor destaca el premio ‘Xavier Villaurrutia’ en 1972, ‘Magda Donato’ en 1974, ‘Alfonso X’ de Traducción en 1982, 1983 y 1984 y ‘Octavio Paz’ en el 2000.

Conaculta lamenta su deceso

El Consejo Nacional parala Culturay las Artes (Conaculta) lamentó el fallecimiento del poeta, escritor y ensayista español.

“Su palabra es eterna”, expresó en su cuenta de Twitter la presidenta del Conaculta, Consuelo Sáizar, quien manifestó su pesar a los familiares del escritor.

En un comunicado, el organismo recordó que Segovia emigró a México durantela Guerra CivilEspañola, y fue aquí donde realizó sus estudios enla Facultadde Filosofía y Letras dela Universidad NacionalAutónoma de México (UNAM).

Obtuvo la beca Guggenheim en 1950 y fundó la Revista Mexicanade Literatura en colaboración con Juan García Ponce[1].

Sitio personal: http://tomassegovia2.blogspot.com/

Federico Patán

Federico Patán (España, 1937) reside en México desde 1939. Desde 1969 es profesor de Literatura Inglesa enla Universidad Nacional de México. Obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia (1986) por Último exilio y el Premio Universitario ala Creación yla Difusión dela Cultura (1994) y  el premio José Fuentes Mares (2006), por Encuentros. Ha colaborado con Ciencia, Arte, Cultura (Instituto Politécnico Nacional), Revista dela Universidad de México, Revista del Colegio de Bachilleres, Los Universitarios, Apuntes, Thesis, Vida Universitario (Nuevo León), Anuario de Historia, Anglia, Revista de Bellas Artes, El Faro, Casa del Tiempo, Diálogos, Plural, El Cuento, Revista Mexicana de Cultura, Sábado, El Gallo Ilustrado, El Día y El Impulso (suplemento cultural, Venezuela).

            Entre su obra publicada encontramos, poesía: Del oscuro canto (1965), Los caminos del alba (1968), Fuego lleno de semillas (1980), A orillas del silencio (1982), Del tiempo y la soledad (1983), Imágenes (1986), Dos veces el mismo río (1987), El mundo de Abel Caínez (1991), Umbrales (1992), Arboles hay y ríos (2000), Es el espejo un agua rigurosa (2008); cuento:  Nena, me llamo Walter (1986), En esta casa (1987), Encuentros (2006); novela: Último exilio(1986), Puertas antiguas (1989), El rumor de la sangre (1999), Esperanza(2001) y Casi desnudo (2008). Asimismo, ha publicado libros de ensayo y traducciones.[1]