Wilfredo Machado

Wilfredo Machado

 

Wilfredo Machado

(Barquisimeto, Venezuela, 1956)

Es Licenciado en Letras por la Universidad de Los Andes. Fue miembro de TAL (Taller Autónomo de Literatura) a finales de la década de los setenta en la ciudad de Mérida. En 1986 ganó el Concurso de Cuentos del diario El Nacional. En 1992 obtiene el 2º Premio de Narrativa Breve del ICI, auspiciado por la Embajada de España con la obra Libro de Animales. Durante 1993 cursó estudios en la ciudad de Nueva York. En 1995 ganó el Premio Municipal de Narrativa con Libro de Animales. Ha publicado Contracuerpo, 1988; Fábula y muerte del ángel, 1990; Libro de Animales, 1994 y Manuscrito, 1995[1].

Anuncios

Juan Calzadilla

Juan Calzadilla

Juan Calzadilla

(Altagracia de Orituco, 1931)

Es un poeta, pintor y crítico de arte venezolano.

Estudió en la Universidad Central de Venezuela y en el Instituto Pedagógico Nacional. Es cofundador del grupo El techo de la ballena (1961) y de la revista Imagen (1984).

Irrumpe en el espacio literario venezolano a mediados de la década de los cincuenta con Primeros poemas (1954), alcanzando con Noticias del alud (2009) -su última publicación- veinticinco poemarios. Integrante de El techo de la Ballena, Calzadilla realizó junto a importantes figuras de las letras y del arte en Venezuela (Adriano González León, Salvador Garmendia, Jacobo Borges, Caupolicán Ovalles, entre otros) una labor que unía al mismo tiempo una iniciativa para impulsar visiones vanguardistas, enfocadas en el surrealismo, con una militancia activa y contestataria, producto de la efervescencia política y social de entonces[1].

 

Oswaldo Trejo

Oswaldo Trejo

Oswaldo Trejo

(Egido, 1928)

Escritor venezolano. Lo mejor de su obra se halla en sus cuentos, de inspiración surrealista: Los cuatro pies (1948), Escuchando al idiota (1949), Cuentos de la primera esquina (1952),Aspasia tiene nombre de corneta (1953), Depósito de seres (1966), Textos de un texto con Teresa (1975). Entre sus novelas destacan También los hombres son ciudades (1962) y Andén lejano (1967)[1].

Blas Perozo Naveda

Blas Perozo Naveda

Blas Perozo Naveda.

Zulia, Venezuela, 1943. Poeta, narrador, ensayista, periodista y Profesor. Licenciado en letras egresado de la Universidad del Zulia, doctor de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos (Université de La Sorbonne, Francia). Es columnista de opinión del diario Panorama, donde ha sido reportero especial. Pertenece a la Red Nacional de Escritores de Venezuela. Ha obtenido múltiples galardones, entre los que destacan el Premio Nacional de Poesía (1989); el Premio Municipal de Literatura, mención Poesía (1992); y el premio Regional de Literatura Jesús Enrique Lossada (1993)[1].

 Libros publicados: Caín (Universidad del Zulia, Facultad de Humanidades, 1969). Babilonia (Universidad del Zulia, Facultad de Humanidades y Educación, 1971). Maracaibo City(J & B Editores, 1983). Mala fama (Comisión Presidencial para el Bicentenario del Natalicio del General Rafael Urdaneta, 1988). Mala lengua (Universidad del Zulia, Editorial Universitaria, 1989). El río el rayo (Monte Avila Editores Latinoamericana, 1993)[2].

Lubio Cardozo

Lubio Cardozo 

Nació en Caracas, Venezuela, 1938. Poeta, ensayista y bibliógrafo. Profesor e investigador Titular Jubilado de la Escuela de Letras, de la Universidad de Los Andes. Comienza su vida literaria en la revista En Haa junto con Teodoro Pérez Peralta, Jorge Nunes, José Balza, Carlos Noguera y Argenis Daza Guevara. También colaboró con Jakemate (Caracas, 1972) y Falso Cuaderno (Caracas, 1976). Creador de las revistas Axial y K (1966 y 1971). Lubio Cardozo ha dedicado buena parte de su vida a la investigación literaria, la crítica y la documentación. Fue Director de la Escuela de Letras (1975-1976), Director-fundador del Instituto de Investigaciones Literarias «Gonzalo Picón Febres» de la ULA (1977) y Decano de la Facultad de Humanidades (1977-1980). Recibió el Premio Municipal de Literatura de Mérida (1982), Premio de Ensayo en la Universidad del Zulia (1969)[1].

 

Carlos Bastidas Padilla


Carlos Bastidas Padilla

Nació en Ricaurte el 20 de abril de 1947, se tituló como abogado en la universidad de Nariño, docente en literatura. Obras: Perfiles de Bomboná (1975), con el cual obtuvo el premio Nacional de Historia en concurso realizado por la Casa de Cultura de Nariño en conmemoración del sesquicentenario de la batalla de Bomboná. Las raíces de la ira, publicado en 1975, libro de cuentos con el cual fue galardonado con el premio Casa de las Américas de Cuba. La canción del haragán, novela juvenil; Érase una vez el libro. La historia del libro contada a los niños como un cuento; Permítame que la muerda, señorita, cuentos humorísticos: El intrépido Simón (1983), relato para niños en la cual recrea la historia independentista protagonizada por Simón Bolívar, esta obra fu escogida por el ministerio de educación de Venezuela como texto de lectura para niños y jóvenes de ese país. La casa de Tántalo, ensayo sobre mitología griega y Como puntuar en Castellano (ensayo); En 1979 Carlos Bastidas, publica la novela Hasta que el odio nos separe. (LITNAR)

Gustavo Guerrero

Gustavo Guerrero

El escritor venezolano Gustavo Guerrero (1957) es consejero editorial de la casa Gallimard para el área española e hispanoamericana, y profesor de Literaturas hispánicas en la Universidad JulioVerne de Amiens. Estudió Letras modernas en la Universidadde Cambridge, Inglaterra, y en la Nueva Sorbonade la capital francesa. Se doctoró en Historia y teoría literarias, con una tesis sobre la poesía renacentista, dirigida por Gérard Genette, en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París. Durante varios años fue cronista literario de Radio Francia Internacional y, como crítico, ha colaborado con las principales revistas del ámbito hispánico: Vuelta (México), Ínsula (Madrid), Cuadernos Hispanoamericanos (Madrid), Quimera (Barcelona), Diario de Poesía (Buenos Aires) y Letras Libres (México/Madrid), entre otras. En Francia, es colaborador de la Nouvelle Revue Française. Actualmente es miembro del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias sobre los Campos Culturales Hispanoamericanos (CRICCAL), en París, y del Centro de Estudios Hispanoamericanos (CEHA), de Amiens. Editó, junto a François Wahl, las Obras completas (1999) de Severo Sarduy en la colección Archivos–Unesco, de cuyo consejo editorial forma parte. Es autor del libro de poemas La sombra de otros sueños (Caracas, 1982) y de los libros de ensayo La estrategia neobarroca (Barcelona, 1987), Itinerarios (Caracas, 1997), Teorías de la lírica (México, 1998) —traducida al francés en la colección Poétique de la editorial Seuil— y La religión del vacío y otros ensayos (México, 2002). Reside en París.[1]

 

Alfredo Armas Alfonso

Alfredo Armas Alfonzo

(n. el 6 de agosto de 1921 en Clarines, Anzoátegui, Venezuela, – fallecido el 9 de noviembre de 1990 en Caracas, Venezuela)

Fue un escritor, critico, editor e historiador venezolano. Es tomado como un precursor del «realismo mágico».

Alfonzo pasó su infancia en Puerto Píritu, y más tarde concurrió a sus primeras clases de periodismo en la Universidad Central de Venezuela en Caracas. Trabajó para el Servicio de Correos en Barcelona y para compañías petroleras del este venezolano. También fue corresponsal de la zona este del diario caraqueño El Nacional. Publicó una columna en este diario hasta su muerte en 1990. Fue fundador de la revista literaria Jagüey, y organizó y presidió la primera conferencia dela Asociación Venezolana de Periodistas.

Alfonzo continuó escribiendo para varios periódicos y fundó y dirigió revistas como El Farol y Nosotros, además de trabajar para el gobierno y para la “Creole Petroleum Corporation” (compañía petrolera).

En 1949 publicó Los Cielos de la Muerte. En 1962 renunció a la Creole Petroleum Corporation y comenzó a trabajar en la Universidad de Oriente, donde creó la Dirección de Cultura.  En 1969 recibió el Premio Nacional de Literatura. Entre 1970 y 1971 se desempeñó como vicepresidente del Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes. En 1975 se unió como miembro de la Comisión Organizadora del Concejo Nacional de Cultura (CONAC).

En 1986 la Universidadde Oriente le confirió un Doctorado Honoris Causa en Humanidades, reconociéndolo por su labor literaria ejemplar, y su valorización de la cultura popular y el folklore.

Tras su muerte, sus hijos crearon la Fundación ArmasAlfonzo, y se encargan de publicar y difundir su obra.[1]

 

Ednodio Quintero

Ednodio Quintero

 Nace en El Resbalón en Las Mesitas, parroquia General José Félix Ribas, en el Municipio Boconó del Estado Trujillo. Desde poca edad empieza a recorrer otros poblados de la región: Niquitao, Boconó,La Quebrada, Burbusay, entre otros, en compañía de su padre Felipe Quintero.

Luego vive en Mérida sus primeros años de estudiante universitario. Hace estudios en Bélgica becado por el Estado venezolano. Obtiene el título de ingeniero forestal y  se desempeña como profesor dela Universidadde Los Andes.

Ha dado a conocer una extensa obra como narrador a través de publicaciones nacionales y extranjeras. Ha publicado: La Muerte Viaja a Caballo (1974), Volveré con mis Perros (1975), El Agresor Cotidiano (1978) y La Línea de la Vida(1988), extraordinarios volúmenes de cuentos que luego reescribirá y reeditará en Cabeza de Cabra y Otros Relatos (1993), los cuales le han valido reconocimiento por parte de críticos y lectores.

Su primera novela fue, La Danza del Jaguar (1991), la cual sigue siendo uno de sus mejores textos narrativos y le granjeó estimación como escritor importante en Venezuela. En 1991 publicó  una pequeña novela: La Bailarina de Kachgar.  Publica en 1995 la novela breve El Cielo de Ixtab y un nuevo libro de cuentos: El Combate  por UNAM, de México, país que ha ido adquiriendo notable importancia para la difusión y creación literaria de este autor. En 1997 publica el Diario de Donceles. En el año 2000 da a conocer su valioso libro de cuentos El Corazón Ajeno y la novela Lección de Física.  La reescritura está siempre presente como una constante raigal en este autor. 

  Como ensayista publica porLa Universidad del Zulia dos relevantes libros sobre su ars poética y en torno a sus lecturas y reflexiones  De Narrativa y Narradores (1996) y Visiones de un Narrador (1997). En internet puede hallarse el ensayo “Escribir a Voluntad: La Libertadcomo Consigna”(2000), otra reflexión sobre el acto creativo del narrador en la contemporaneidad.

 Ha sido traducido a varios idiomas: inglés, francés, italiano y portugués. En el haber de sus premios figuran el de Cuentos de El Nacional, de Caracas (1975), y  el de la notable Revista El Cuento, de México (1974). En 1994 obtuvo el Premio “Miguel Otero Silva” dela Editorial Planetapor su novela El Rey de las Ratas, la cual consideramos una de sus obras menos afortunadas. En 1992  obtuvo el Premio de Narrativa Breve del ICI (Instituto de Cooperación Iberoamericana) por su libro Soledades y del Premio de Narrativa del CONAC (Consejo Nacional dela Cultura) porLa Danzadel Jaguar.

También ha incursionado en el cine como guionista de los films Rosa de los Vientos (1975) y Cubagua (1987).

Ha sido eficiente organizador dela Bienalde Literatura “Mariano Picón Salas” de Mérida junto con un grupo de entusiastas del arte literario y de los libros. Ha publicado para niños el hermoso cuento El Sur (2000).

Actualmente vive con un pie en Mérida y otro en México[1].

 

Gabriel Jiménez Emán

Gabriel Jiménez Emán

(Caracas, 1950).

Escritor venezolano destacado por su obra narrativa y poética, la cual ha sido traducida a varios idiomas y recogida en antologías latinoamericanas y europeas. Vivió cinco años en España y ha representado a Venezuela en eventos internacionales en Atenas, París, Nueva York, México, Sevilla, Salamanca, Buenos Aires, Santo Domingo, Ginebra y Quito. En el terreno cuentístico es autor de varios libros entre los que destacan Los dientes de Raquel (La Dragay el Dragón, 1973), Saltos sobre la soga (Monte Ávila, 1975), Los 1001 cuentos de 1 línea (Fundarte, 1980), Relatos de otro mundo (1988) Tramas imaginarias (Monte Ávila, 1990), Biografías grotescas (Memorias de Altagracia, 1997), La gran jaqueca y otros cuentos crueles (Imaginaria, 2002), El hombre de los pies perdidos (Thule, España, 2005) y La taberna de Vermeer y otras ficciones (Alfaguara, Caracas, 2005), Había una vez… 101 fábulas posmodernas (Alfaguara, 2009). Ha recibido, entre otros reconocimientos, el Premio Municipal de Narrativa del Distrito Federal, el Premio Romero García de Narrativa del Consejo Nacional de la Culturay el Premio Nacional de Narrativa Orlando Araujo y recientemente el Premio Solar de Ensayo de la Fundaciónde Cultura del Estado Mérida (Mérida, 2007) por el libro El espejo lúcido. En el campo novelístico nos ha ofrecido La isla del otro (Monte Ávila, 1979), Una fiesta memorable (Planeta, 1991), Mercurial (Planeta, 1994), Sueños y guerras del Mariscal (Comala, 2001; Ediciones B, Bruguera, 2007), Paisaje con ángel caído (Imaginaria, Yaracuy, 2004) y Averno (El Perro y la Rana, 2007). Sus libros de ensayos literarios son Diálogos con la página (Academia Nacional de la Historia, Caracas, 1984), Provincias de la palabra (Planeta, Caracas, 1995), El espejo de tinta (Fondo Editorial Ambrosía, Caracas, 2008) y Una luz en el camino. Fundamentos de ética para adolescentes (Biblioteca Básica Temática, Caracas, 2004), Espectros del cine (Cinemateca Nacional, Caracas, 1998) y El Contraescritor (El perro y La rana, Caracas, 2008). Como poeta es autor de los libros Materias de sombra (Premio Monte Ávila de Poesía, 1983), Narración del doble (Fundarte, 1978), Baladas profanas (La oruga luminosa, 1993) y Proso estos versos (Círculo de Escritores de Cojedes, 1998), Historias de Nairamá (Fondo Editorial del Caribe, Anzoátegui, 2007). Ha realizado una amplia labor como investigador y antologista, entre cuyas obras se encuentran: Relatos venezolanos del siglo XX (Biblioteca Ayacucho, 1989), El ensayo literario en Venezuela (La Casade Bello, Caracas, 1988), Mares. El mar como tema en la poesía venezolana (Banco Unión- Ateneo de Caracas, Premio ANDA, 1990), Ficción Mínima. Muestra del cuento breve en América, (Fundarte, Caracas, 1996), y antologías literarias con sendos estudios sobre Víctor Valera Mora, Luis Fernando Álvarez, John Lennon y Bob Dylan, Brian Patten, Baica Dávalos, José Lezama Lima, Vicente Huidobro, Ludovico Silva, Salvador Garmendia y Adriano González León. Es traductor de poesía de lengua inglesa y editor independiente. Dirige la revista y las ediciones Imaginaria, dedicadas a lo inquietante y lo fantástico y Coordinador General de la Fundación“Elisio Jiménez Sierra”. Ha sido Coordinador de la Plataformadel Libro y la Lectura (Ministerio del Poder Popular para la Cultura) y Director General del Gabinete Ministerial de Cultura en el estado Yaracuy y miembro de la Junta DirectivaNacional de la Redde Escritores de Venezuela.[1]

 

Antonio López Ortega

Antonio López Ortega

Nació en Punta Cardón, Venezuela, en 1957. De madre canaria y padre caraqueño, vivió su infancia entre los campos petroleros de Maracaibo y la ciudad holandesa deLa Haya.

Cursó estudios de Física y Letras en Caracas y luego de Estudios Hispánicos en París.

Ha publicado seis libros de narraciones breves, entre los que destacan: Cartas de relación (1982), Calendario (1985), Naturalezas menores (1991) y Lunar (1996). Ha sido fundador de la editorial de poesía Pequeña Venecia en 1989, participante del “International Writing Program” dela Universidadde lowa en 1990 y becario dela Fundación Rockefelleren 1994.

En la actualidad, es Director General de la Fundación Bigotten Caracas, Venezuela.[1]

Edmundo Alvarado


Edmundo Alvarado

Reconocido como el ganador del certamen nacional de  muralismo de la Gran Explosión Cultural Bicentenaria, auspiciado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, con la obra La libertad. Edmundo Alvarado es reconocido como uno de los artistas visuales de mayor proyección en el estado Aragua. Este maestro del arte nació el 6 de diciembre de 1930 en Humocaro Alto, estado Lara. En 1953 realiza estudios de Arte Puro en la Escuela de Artes Pláticas Martín Tovar y Tovar de la ciudad de Barquisimeto, poco tiempo después, con la colaboración de algunos de sus alumnos, se le presenta la oportunidad de realizar una exposición en el Museo de Bellas Artes donde logra vender la mayoría de sus cuadros. A partir de allí, ha vivido de la realización de sus obras, a la vez que elaboraba avisos para el sector de la publicidad. Ha sido miembro y fundador de diferentes salones y organizaciones de artistas en los estados Lara, Yaracuy y Aragua.

En la década del 60 funda en Maracay el grupo Talas, en una época en que no existía la Casa de la Cultura ni el Museo de Arte Contemporáneo. En ese contexto realiza múltiples exposiciones en espacios como Parque Aragua y el Círculo Militar. Tiene hasta el momento 54 exposiciones individuales y colectivas, y ha participado en más de 40 salones de exposición en diferentes estados del país.

Reconocido muralista, Edmundo Alvarado ha realizado 17 de estos trabajos en escenarios como la sede del Consejo Legislativo del estado Aragua y varias instituciones educativas de la región. Comparte su trabajo artístico con una labor docente, que viene realizando desde sus inicios.  Actualmente su taller de pintura se encuentra en el barrio Los Olivos Viejos de Maracay, ciudad donde ha vivido durante más 40 años,  y reside en la urbanización Las Acacias con su esposa y dos hijas.

La labor docente y artística  de Edmundo Alvarado ha sido reconocida por diferentes instituciones y organismos públicos y privados que ven en él un artista a carta cabal y un ejemplo a seguir por las nuevas generaciones de cultores y artistas de Aragua y de todo el país.

 

Texto. Argenis Díaz.[1]

Imágen: Fernando Padrino

 

Luis Britto García


Luis Britto García (Venezuela, 1940) es narrador, ensayista, dramaturgo, dibujante, explorador submarino; estudió derecho en la Universidad Central de Venezuela. Fue profesor asistente en la cátedra de historia del pensamiento político en la Escuela de Estudios Internacionales. Estrenó literariamente con Los fugitivos y otros cuentos (1964), pero fue Rajatabla (1970), Premio Casa de las Américas, la obra con que se hizo famoso. El mismo año publicó su primera novela Vela de armas, con Arca de Montevideo. En 1976 publicó un tomo de dos piezas teatrales: El tirano Aguirre o la conquista de El Dorado y Suena el teléfono. Volvió a ganar el Premio Casa de las Américas en 1979 con us novela de 750 páginas titulada Abrapalabra. En 1984 publicó en Caracas Me río del mundo, un tomo que incluye secciones tituladas “Los grandes demagogos de la historia” y “Grandes bromas pesadas de la historia”. Analiza algunos de los problemas actuales en La máscara del poder (1988), Hambre, concertación populista y explosión socioal (1989) y El imperio contracultural; del rock a la postmodernidad (1991). Otros tres tomos de cuentos son La orgía imaginaria: libro de utopías (1983), La misa del esclavo (1983) y Muerte en el paraíso (1985) .
Otros volúmenes de ensayo son Elogio del panfleto y de los géneros malditos (2000), Investigación de unos medios por encima de toda sospecha (Premio Ezequiel Martínez Estrada 2005), Demonios del Mar: Corsarios y piratas en Venezuela 1528-1727, ganadora del Premio Municipal mención Ensayo 1999. En 2002 recibe el Premio Nacional de Literatura, y en 2010 el Premio Alba Cultural en la mención Letras.
Blog del autor: http://luisbrittogarcia.blogspot.com/

Earle Herrera

Earle Herrera (Venezuela, 1949) es un periodista y político venezolano. Profesor enla Escuela de Comunicación Social enla Universidad Central de Venezuela y diputado ala Asamblea Nacional. También es periodista y uno de los articulistas de opinión que manejan la sátira social, principalmente en las páginas de El Nacional. Ha estado vinculado a la creación de revistas culturales como Libros al Día o El Sádico Ilustrado.

Ha destacado como cuentista y poeta. Si en su poesía y narrativa está presente la muerte, así como el amor y la soledad, que viene a ser los espejos de la vida, en su obra periodística va de la mano del humor. Su obra “Sábado que nunca llega” ha sido traducida al ruso.[1]

Earle poeta y narrador

Earle Herrera ha transitado entre la poesía y la narrativa, el ensayo y la crónica periodística. Su poemario Penúltima tarde obtuvo el Premio Municipal de Poesía de la ciudad de Caracas en 1977 y ese mismo año le conceden la mención especial Premio Municipal de Literatura por su libro de cuentos A la muerte le gusta jugar a los espejos.

“Yo, apenas, tomé el relevo en algún punto del siglo, del tiempo”, versa en Los caminos borrados, un libro publicado por Fundarte en 1979 en donde funde los dos géneros que había cultivado: la prosa y la poesía, guiado por la poesía vertical de Roberto Juarroz.

Piedra derramada (1995) está dedicado a Pedro Chacín y a Argenis Daza Guevara, “amigos hasta los confines de la última palabra, donde el Ave Fénix realza su vuelo.” Igual gesto tuvo en su libro de cuentosCementerio privado (1988) con Carlos Moros, periodista que consiguió la muerte en la tragedia de Tacoa en 1982: “mi amigo para siempre (sin nada de eso de In Memoriam). Vivimos.”

También forma parte de su obra narrativa Sábado que nunca llega (1981) y Rocinante comió muchas ciruelas en el parque (1999). Éste último, publicado por La Espada Rota, con ilustraciones de Consuelo Méndez, fue escrito para sus hijos y estaba listo para su publicación cuando estos eran unos infantes, pero aparece cuando pisan la edad de la adolescencia.
Su libro La neblina y el verbo. Orlando Araujo uno y múltiple (1992) es “un viaje a la palabra de un escritor que vivió allí: en la palabra”. Y mucho de ese camino transitado está en Earle Herrera: ensayista, poeta, narrador, periodista, profesor universitario y constituyentista.

Herrera periodista

Al periodista siempre le rondan las preguntas, hurga en fuentes personales, hemerográficas y bibliográficas para conseguir respuestas en¿Por qué se ha reducido el territorio venezolano? (1978) y plantear la “subordinación de las cuestiones limítrofes a la política interna del país y la poca habilidad –por negligencia o por desidia– de la diplomacia venezolana han sido factores fundamentales en las pérdidas territoriales”.

Si en su poesía y narrativa está presente la muerte, así como el amor y la soledad, que viene a ser los espejos de la vida, en su obra periodísta va de la mano del humor. Su tesis de maestría “El país de las monas ricas y otras caricaturas” para la Cátedra Libre de Humorismo “Aquiles Nazoa” fue rechazado por varias editoriales y quedó diluida en Hay libidos que matan. Ecosonograma de un país (1984). Con el mismo tono humorístico apareció Estas risas que vencen las sombras. A-narco crónicas bajo reloj (1988).

La política y la violencia, las masacres y la corrupción en un país que parecía no tener escapatoria forman parte de la mirada periodística, en formato de crónica, en Caracas 9 mm. Valle de balas (1993), A 19 pulgadas de la eternidad. Del desAmparo al 27 de febrero. Epílogo de la Gran Venezuela (1993) y Memorias incómodas de una barragana(1996).

El amor con humor, tampoco podía faltar, libro con que finaliza el siglo XX, De amor constituyente al amor constituido (1999), para luego aparecer con un llamado a la ética periodística con El que se robó el periodismo que lo devuelva (2005).

Herrera catedrático

Cada domingo vemos al profesor Earle Herrera en la pantalla de TV montado en su tarantín El kiosko veraz para continuar la cátedra que daba en las aulas de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Revisa los diferentes medios de comunicación impresos y se detiene en la lectura para desenmascar las burdas manipulaciones contra la revolución bolivariana.

En su paso por la academia dejó para la consulta un importante estudio sobre el periodismo: La magia de la crónica (1987), El reportaje, el ensayo. De un género a otro (1991) y Periodismo de opinión. Los fuegos cotidianos (1997).

Esta es parte del recorrido de Herrera antes de que la editorial El perro y la rana publicara Desmorir de amor. Aún queda mucho por andar.[2]