Travesura

Hasta el último momento creyó que eran unos buenos para nada, que tomar a las letras era un juego inofensivo. Los miraba jugar plácidamente, como quien mira a unos niños construir castillos en la arena. Eran inútiles, pensaba, nada harían aparte de cantar y conjugar.

Pero mientras él zampaba el fruto de esta tierra y ordenaba, ellos con una sencilla y simple letra, con la primera que encontraron en el abecedario, usándola de pico cavaron una trampa.

Pusieron punto final al declive de su vida. Así, de tumbo en tumbo que iba dando, se halló sorprendido en esta tumba.

Elías Agustín Ramos Blancas
No. 65, Junio-Julio 1974
Tomo X – Año XI
Pág. 669

Agustín Ramos

Agustín Ramoss

Agustín Ramos

Nació en Hidalgo en 1952. Estudió lengua y literatura hispánicas en la UNAM. Dirigió el Consejo Estatal para la Cultura en Hidalgo y creó el museo interactivo El Rehilete, de Pachuca. Ha colaborado en suplementos y secciones culturales de diversos diarios nacionales. Es autor de las novelas: Al cielo por asalto, La vida no vale nada, Ahora que me acuerdo, Tú eres Pedro y La visita: un sueño de la razón; el cuento histórico para niños El preso número cuatro, así como los ensayos: Río de estrellas, La herencia de los Bustamante y La gran cruzada, además de múltiples textos de géneros variados. En Tusquets Editores ha publicado Manifiestos. De asombros y costumbres (Ensayo, 2003), considerado por la crítica como un libro «ejemplarmente bien escrito, donde el humor, a veces corrosivo, otras sutil, campea a sus anchas»[1].

Currículum (reducido)[2]

He escrito teatro, cuento, fragmentos de novelas, reportajes, entrevistas, artículos, crónicas, comentarios, ensayos, reseñas, críticas, columnas, poesía en los principales diarios, revistas y suplementos culturales de la capital mexicana, así como en algunos de los estados de la República y de otros países. He impartido y coordinado cursos, diplomados, materias y seminarios de literatura y talleres de narrativa desde 1982.  Así mismo he hecho el prólogo de varios libros y mi obra está incluida en diversas antologías de narrativa mexicana contemporánea.

1979   Primera edición de la novela Al cielo por asalto, ediciones  ERA.

1982   Primera edición de la novela La vida no vale nada, edit. Martín Casillas.   

1985   Primera edición de la novela Ahora que me acuerdo, editorial Grijalbo.

1992   Primera edición del ensayo histórico La gran cruzada, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes

1995   Historia verdadera del duende de las minas, Latin American Studies Center   

Series, No. 10, University of Marylando at College Park , College Park , MD.

1996  Primera edición de la novela Tú eres Pedro, Joaquín Mortiz.

2000   Primera edición de El preso número cuatro en la serie Historias de México, Fondo de Cultura Económica (Vol. VI, Tomo 2)

                Primera edición de la novela histórica La visita, un sueño de la razón. Océano.

2001   Ensayo, “Qué quería decir José Revueltas…” en Letras Libres, junio 2001 año III, número 30.

Ensayo, “Hacer ver. La lógica pasión  de Ricardo Garibay“, Prólogo al primer volumen  de Obras Reunidas de Ricardo Garibay, Oceano-Cecultah.

2002    Primera edición del libro de ensayos  Manifiestos, en la colección Ensayos de Tusquets Editores.

2004    Primera edición de Al cielo por asalto en la colección Letras Mexicanas, del  Fondo de Cultura Económica.

2005   Primera edición de la novela Cómo la vida misma 

2006   Libro Sonar de letras, selección de textos para la colección Los          Cuadernos de El Financiero.

2006   Harina de otro costal, cuento histórico, aniversario 75 de la cooperativa La Cruz Azul , S.C.L.

2007    Primera edición de la novela La noche

2009   Edición sonorense de la novela La visita. Con crédito al SNCA.

2010   Primera edición de la novela Olvidar el futuro. Escrita con apoyo del SNCA

2011   “De amantes”, “De asalatos”, en el volumen 11 de la colección Para leer  de boleto en el metro. Con crédito al SNCA.

2011   “Cminuebo”, en Ciudad mirada, compilación de cuentos. México, Ediciones sin nombre/Gobierno del Distrito Federal. Crédito al SNCA.

2011   La sal de la tierra. Cuentos compilados y corregidos con apoyo del SNCA. En prensa

          Siempre todavía. Novela escrita con apoyo del SNCA. En prensa.

          Menudeos. Novela escrita con apoyo del SNCA. En dictaminación.

Colaboraciones periódicas permanentes:

1981  Artículos y reportajes sobre temas de cultura en el periódico El Día.

1982-1985 Reseñas literarias en la sección cultural del semanario Punto.

1983-1984 Reportajes, artículos y crónicas en la sección cultural del diario Excelsior  y en la Revista Mexicana de Cultura, suplemento dominical de El Nacional, así como textos de creación literaria en la revista México en el Arte.

1989   Reseñas y artículos en Casa del tiempo  (UAM)

1990-1992 Reseñas literarias en La Jornada Semanal , suplemento cultural de La  Jornada.

1991    Colaboraciones en Textual (El Nacional), Milenio “Revista de cultura para no aburrirse”,  y Revista de la Universidad Nacional Autónoma de México.

1993-1994 Articulos varios en La Cultura en México, suplemento cultural de Siempre!, Mar de tinta  (Dirección General de Publicaciones del CNCA, y en la revista Tierra adentro.

1988-1994 Columna semanal de información histórica y cultural en la sección de cultura del diario El Financiero.  [Del 12 de enero de 2000  al 28 de diciembre de 2005, volvió a escribir en el mismo espacio.]

2002-2007 Colaboración semanal con la columna “Apuntes” en el diario El Sol de Hidalgo

Labor editorial

1980 Corrector de estilo en Selecciones del Readers Digest.

1980-1988    Redactor, corrector de estilo, revisor de traducciones y editor en las editoriales Joaquín  Mortiz, Grijalbo, Era, Fondo de Cultura Económica y en la  colección Quinto Centenario (historia y literatura) de la Secretaría de Educación Pública.

1983-1985  Jefe de redacción de la Revista mexicana de cultura, suplemento cultural del diario El Nacional.

1987  Jefe de redacción del periódico Las horas extras.

1994-1999    Cincuenta títulos bajo el sello editorial del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes, gobierno del estado de Hidalgo, en las colecciones Tremolina, Cuadernos hidalguenses, Orígenes, Verdehalago y coediciones varias.

 Trabajos radiofónicos y televisuales

 1974-1977  Redactor, guionista y productor en XEEP, Radio Educación.

1977-1978  Guionista de series en XEW.“Redactor, guionista y productor en la Productora Nacional de Radio y Televisión, RTC.”

1984-1988  Comentarista en el programa literario “Letras vivas” del Canal 13 de televisión. En diferentes años ha impartido cursos de guionismo radiofónico en la UNAM y la UAM , planteles Acatlán y Xochimilco.

2000  Colaborador permanente en el programa “Al tiempo” del Canal 3.

2002-2004  Colaborador semanal en las estaciones 98.1 FM y Grupo Acir Pachuca

Fui director general del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo.  

1996-1997 Dirige la concepción, creación, puesta en marcha y coordinación general del Museo Interactivo “El rehilete”.  

Cátedra y asesorías

1982-1987 Cursos de literatura en la UNAM , ENEP Acatlán.

1985-1987 Talleres de creación literaria en la Universidad  Autónoma de Hidalgo.

1988-1994  Profesor de asignatura en la Universidad Autónoma Metropolitana. Área de Comunicación y Hum,anidades

2000-2001   Cursos trimestrales de capacitación para la lectura y la escritura en el Instituto de Administración Pública de Hidalgo.

2004-2005Coordinación del Club de Lectura del Tribunal Superior de Justicia del  Estado de Hidalgo.

2005-2010   Cursos de capacitación para la escritura y la lectura en el Instituto de  Administración Pública de Hidalgo.

2006-2011   Seminario de creación literaria en la Universidad de Quintana Roo.

 


[2] E-mail del propio Agustín Ramos el  26/NOV/12

De la calle

Por la umbrosa única calle de aquel pueblo caminaba sin prisa, perturbando con su figura vistosa el orden vengativo de la penumbra. Esa tarde de plata había sacado más que de costumbre: iba repleta, iba libre en la noche como humo de cigarro.

Al pasar junto a una barda en construcción se le rasgó la sombra con un clavo. Comenzó a sangrar intempestivamente, la hemorragia negra invadió la banqueta y se derramó en el asfalto. Ella estaba prendida al suelo por un dolor paralizante; sus pies clavados en la acera se crispaban tratando de volar; una bombilla mortecina alumbraba con periodística indiferencia la tragedia. Cuando la sombra entera no era más que un rastro viscoso, su carne fue derritiendo para confundirse con los restos de la silueta herida. El cuerpo de la azorada víctima se escurría espesa y duramente al suelo, como si fuera chapopote hirviendo.

Al poco rato en el lugar del accidente no quedó más cosa que un charco sombrío cayendo de la acera al pavimento, y por el pavimento se deslizaba calle abajo hasta la vía del tren. Alguien reportó el oscuro suceso al Departamento de Mejoras. A eso de la media noche llegó una aplanadora que quitó el sueño un buen rato al vecindario. Al siguiente día la calle lucía un impecable asfalto, renovado y sin baches.

El ministro inauguró el pavimentado en medio de vítores, confeti y música de la banda. Bajó a pie desde el palacio de poder hasta la vía. “Una realización más de su gobierno” diría en el discurso, después de haber sido el primero que ponía sus pies sobre la asombrada piel viva de la prostituta.

Elías Agustín Ramos Blancas
No. 65, Junio-Julio 1974
Tomo X – Año XI
Pág. 619