Revelación

135 top

Juan Rulfo charla en la Universidad de Stanford, california, con estudiantes que, como lo indica la moda académica, aprenden a leer los texos con un enfoque estructuralista.

Un estudiante, con la esperanza de iluminar una oscuridad, o de identificar un nuevo actante, un antisímbolo. Un nexo oculto en el nivel discursivo, una tríada o, con buena suerte, un núcleo de significación, a propósito del cuento “¿No oyes ladrar los perros?” preguntó:

—¿Qué significa, señor Rulfo, la imagen del perro en este cuento?
Rulfo respondió: Un perro.

La redacción
No. 135, Abril-Junio 1997
Tomo XXIX – Año XXXIII
Pág. 101

Anuncios