Pierre Versins

Pierre Versins

Pierre Versins

(12 enero, 1923 – 18 abril, 2001)

 

Su nombre real Jacques Chamson. Fue un enciclopedista que dedicó su vida a escribir y a estudiar algo que él mismo bautizó como las “conjeturas romanescas racionales”. Así lo hizo con una importante colección de trabajos de Ciencia Ficción y finalmente escribió su Enciclopedia de la Utopía.

Pierre versins poseyó  una gran colección de libros relacionados con la ciencia ficción. En particular, contiene una colección de más de mil libros antiguos sobre todo de algunos de los precursores del género. También contiene una colección clásica de más de dos mil libros publicados entre 1900 y 1950 y, por último, una colección moderna compuesta de todas las ediciones especializadas, pequeña prensa y revista francesa dedicada a la ciencia ficción. Estas colecciones se completan con una cantidad importante de Inglés, alemán y libros italianos y por cientos de literatura secundaria.

Fuera de los libros, la colección también incluye doce mil libros de cómics (novelas gráficas, revistas, cómics y obras de arte originales), una cantidad importante de carteles de cine, de los fotomontajes y cientos de juguetes, modernos o antiguos[1].

Hacia 1976 Pierre Versins donó sus cosas a la ciudad de Yverdon-Brains y se creó entonces la Maison d’Ailleurs. Para esa época no soñaba con ser un museo y apenas funcionaba en un piso de tres salas, pero en los años 90’s, la municipalidad decidió instalar la colección, en el edificio de la vieja prisión, un edificio  de l806, el museo abrió sus puertas en su nueva instalación en 1991.

 

 

[1] http://www.ailleurs.ch/en/collections/fonds-pierre-versins/

Anuncios

Lluvia de mujeres

6 top

Las primeras llegaron al comenzar el mes de mayo. Eran tan bellas que hicieron soñar a los hombres a lo largo de los días y a lo largo de las noches.

Poco se tardó en saber que no eran nada hurañas, y los hombres se transfirieron la nueva. Hacían el amor con tal refinamiento, que dejaban muy atrás el ardor de sus rivales terrestres. El número ya grande de solteras aumentó.

Y seguían cayendo del cielo, más deseables que nunca, eclipsando a la mujer más maravillosa. Sólo el amor contaba para los hombres, y ellas no envejecían.

Mucho tiempo pasó antes que se dieran cuenta de que eran estériles.

Así que, cuando medio siglo más tarde sus robustos amantes llegaron de Venus, sólo quedaban en la Tierra hombres decrépitos y mujeres ancianas.

Tuvieron con ellos muchos cuidados y los trataron sin brutalidad.

Pierre Versins
No. 6, Octubre 1964
Tomo I – Año I
Pág. 39