Genaro Huacal

Genaro Huacal

Nació en Sihochac, Campeche, en 1957. Narrador. Becario del Centro de Escritores de Nuevo León, 1995. Primer lugar en el Concurso del Fondo Editorial Nuevo León 1995.

Obra publicada

Poesía: Bahía de la mala pelea, Ayuntamiento de Monterrey, 1990. || Duendecillos mayas, Oficio, Monterrey, 1992. || Pompeyanos, CONACULTA/UANL, Los Cincuenta, 1998[1].

“Ninfas en la Niebla”, es la obra que Genaro Huacal presentó en marco de las actividades del Festival Alfonsino 2006, el cual incluye una recopilación de los cuentos brevísimos de Alfonso Reyes, precursor de esta modalidad del género del cuento en Monterrey.

Esta obra nos hace recordar un poco aquel otro texto de José Luis Borges “Cuentos Breves y extraordinarios”, género que ambos manejan con amplia exquisitez.

Genaro hace la referencia sobre la literatura basura o light debido a la aparición de nuevos escritores que presentan obras solamente para adjudicarse algún premio o beca, dejando de lado la razón fundamental de la literatura: el pensamiento humano.

“La literatura que se haya actualmente de consumo las lees una vez y a la segunda ya no te interesa, cosa que no pasa con lecturas como El Quijote o como Pedro Páramo, que cada vez que las lees, se encuentran nuevas atmósferas, nuevos pasajes”, explicó Genaro Huacal.

El problema radica en un punto base: la cultura. En México, últimamente se ha dado un pequeño repunte en el ámbito de la lectura, lamentablemente, son libros de superación personal y de un contenido muy light los que van de la mano con el gusto del lector mexicano.

“Lo que nos hace falta el cultura, la cultura lo define todo, la lectura te descubre mundos nuevos, nuevo géneros que puedes ir descubriendo con una lectura profunda” comentó el escritor.

Pero la lectura de libros vacíos o light, el caso del Best Seller “El Código Da Vinci”, puede tener un punto positivo, asegura Genaro Huacal, siempre y cuando el lector se supere libros tras libros, aumentando poco a poco la calidad de las lecturas que acostumbra.

“Que bueno que consuman literatura basura como sería El Código, me da gusto que los jóvenes lean, aunque sea eso, quiere decir algún día van a mejorar en sus lecturas, eso confío yo”, mencionó el autor.

Los cuentos brevísimos de Alfonso Reyes pueden ser un buen punto de partida para que los jóvenes inicien la lectura del “Regiomontano Universal”, pues usualmente se asustan al ver las dimensiones de los 23 tomos de los textos completos de Reyes.

Por otra parte, Genaro Huacal comentó que un libro debe de mantenerse por si mismo, sin hacer toda una “fiesta de quinceañeras” que organizan algunas casas editoriales cuando presentan libros sin chiste.

“Tengo la confianza de que este libro servirá a todas aquellas personas que quieran integrarse a la obra de Alfonso Reyes, sus cuentos brevísimos es la mejor forma de introducirse en sus obras y comprender lo sabroso de su lectura”, mencionó Huacal[2].