Ricardo Garibay

Ricardo Garibay Ortega

(Nació en Tulancingo, Hidalgo, México, un 18 de Enero del año de1923. Murió en Cuernavaca Morelos el 4 de mayo de l999)

Fue reconocido como periodista, guionista, dramaturgo, escritor y narrador.

Cursó sus estudios superiores en la Facultadde Filosofía y Letras y la Facultad de Derecho de la Universidad NacionalAutónoma de México (UNAM), dentro de los años 1952-1953. Ingresó, además, al Colegio de México (Colmex) en 1947.

Desde joven dio muestras de sus inquietudes artísticas, que lo llevaron a impartir literatura en la UNAMy a participar como actor en actividades de teatro experimental. Sin embargo, fue hasta 1962 que publicó su primer libro: Beber un cáliz, novela ganadora del Premio Mazatlán del mismo año, editado por Joaquín Mortiz.

Entre 1952 y 1953 recibió una beca otorgada por el Centro Mexicano de Escritores; 42 años más tarde, en 1994, ingresó al Sistema Nacional de Creadores Artísticos (SNCA), en calidad de creador emérito.

Apasionado del periodismo, el cual ejerció lo mismo en prensa escrita que en radio y televisión, Garibay sostuvo que “el escritor que hoy día no es periodista no es nada ni nadie. El escritor que no navega en la piel de los días, el periodismo, no sirve para nada”.

Trabajó como jefe de prensa en la  Secretaría de Educación Pública (SEP).En 1955 se inició en el cine como guionista y desde entonces creó numerosos guiones para el cine mexicano. En 1973 obtuvo Mención Honorífica en el Centro Nacional de Periodismo por su crónica: “Cómo se pasa la vida” publicada en Excélsior.

Veintisiete años pasaron para que Ricardo Garibay pusiera punto final a “Par de reyes”, la historia de Reynaldo y Valente de Hierro, dos hermanos tan distintos como la noche y el día, que de noche ven morir a su padre en una emboscada y crecen para vengarlo. “Par de reyes”, es quizá el ejemplo más ostensible de la reconocida destreza de Garibay para llevar a la literatura el habla de la gente. Pero es mucho más: una novela formalmente ambiciosa y plenamente lograda, que aborda el tema universal de la venganza y lo sitúa en un tiempo ambiguo entre los veinte y los cuarenta. En esa tierra de nadie que fueron entonces las llanuras desérticas del noreste mexicano.

 Ricardo Garibay pone a gran parte de la sociedad y la política mexicana en la mesa de operaciones y hace un corte de profundidad que revela las virtudes y defectos, realidades y espejismos de una sociedad que en ocasiones parece delirante y en otras asume por entero su responsabilidad histórica.

Dentro de la tipología mexicana del siglo veinte, los protagonistas de los diálogos de Garibay quedarán como muestra clara de una época en que los valores políticos, morales, estéticos y sociales sobre todo, están en un proceso de transición y cuyas consecuencias parecen irreversibles. Ricardo Garibay  escribió más de cuarenta y cinco libros a lo largo de su vida, también  trabajó con cuentos, novelas, poesía, crónicas, reportajes, teatro, guiones cinematográficos y periodismo político. Fue invitado por parte de varios estados de la república mexicana para realizar programas culturales de televisión, pero él sólo aceptó la invitación que le hizo llegar el gobierno del estado de Hidalgo ya que es su estado natal. El programa que realizaba semanalmente fue producido y conducido por el arquitecto Luis Corrales Vivar, llamado: “Diálogos Hidalguenses”, en donde trataban temas de amplio nivel cultural. De carácter bastante fuerte, Garibay escribió obras tan leídas en México como: La casa que arde de noche, y que obtuvo en 1975 el premio a la mejor obra extranjera publicada en Francia con la obra Motriz. Garibay comparte sus preferencias y sus pasiones y muestra un espíritu abierto y atento a tantos escritores como sólo puede hacerlo quien posee una verdadera vocación para la literatura.

Condujo el programa televisivo llamado Calidoscopio: Temas de Garibay.

Presidió el Colegio de Ciencias y Artes de Hidalgo, Pachuca, México.

Colaboro con las siguientes publicaciones Revista de la Universidad de México, Proceso (cofundador), Novedades y Excélsior.

Dirigió el Centro Mexicano de Escritores, desde 1952 al 1953, así también el Sistema Nacional de Creadores Artísticos (SNCA), como creador emérito, en 1994.[1]

 

 

Para un álbum


Me obsesiona esto —y tanto, que con frecuencia olvido que ya lo conté, y vuelvo a contarlo—: Cuatro amigos van al mar, vacaciones, muchachos de veinte años; uno de ellos lleva cámara fotográfica; se apartan a unas peñas, lejos de la gente, y mientras los otros tres se asolean el de la cámara prepara el rollo. Mañana perfecta, limpia, ligeramente ventosa. Mar espumoso, greñudo.

—A ver —dice aquel—, párense, les tomo una foto.

Se levantan los tres, se enlazan riendo en el borde de las peñas, el artista los busca con la lente. —Ya —dice, dispara, oye un estruendo, alza la cara y de agua le bañan los pies y nunca nadie volvió a ver a los tres muchachos, no aparecieron jamás, y en la fotografía, se ve la ola enorme, cóncava, oscura, garra, cúpula espantosa.

Ricardo Garibay
No. 72, Abril-Junio 1976
Tomo XI – Año XI
Pág. 663