El salvador victorioso

4 - Copy

Pero ni la gloria del Cielo ni los tormentos del Infierno son eternos. El poder de Angromanyus será aniquilado un día. Tres mil años después de Zoroastro, precedido de dos precursores, nacerá el Salvador victorioso, de una manera sobrenatural y de una virgen. La lucha del bien con el mal habiendo llegado a su período álgido, arderá todo, pero con una llama que solo abrazará a los malvados; y los buenos, incombustibles por su virtud propia, sentirán sólo un calor agradable. Así, todas las criaturas serán purificadas, los muertos resucitados, los espíritus malignos aniquilados, la tierra renovada y la dominación absoluta del luminoso Ahura comenzará para no acabar jamás.

Pompeyo Gener, en LA MUERTE Y EL DIABLO (1884)
No. 4, Agosto -1964
Tomo I – Año I
Pág. 49

Anuncios

Fórmula mágica

7 top

Dícese que uno puede volverse invisible invocando los siete planetas, la región de la tristeza, la cabellera bifurcada de las furias, el fuego azul de Platón y el árbol de Hécate.

Pompeyo Gener
No. 7, Noviembre 1964
Tomo I – Año I
Pág. 61

Pompeyo Gener en “La muerte y el Diablo”
No. 77, Junio 1977
Tomo XII – Año XIII
Pág. 390

Babilonia

23 top

Como lo que se verifica en el cielo se reflejaba acá en la tierra, y como los dioses cósmicos tenían sus amores, no tardó en bajar el amor al mundo. El Sol, Bel o Tammuz, estaba apasionado por Militta, y la vegetación y los seres animados fueron considerados como el producto de la unión de esta suprema pareja. El amor bajó del cielo imponiéndose como la ley divina. El goce terrenal fue sólo un reflejo de la concupiscencia suprasensible del Universo.

Pompeyo Gener
No. 23, Mayo 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 440

El caos

23 top

Ya su teogonía, según cuenta Beroso, enseñaba que la Creación fue precedida de un tiempo en que todo eran tinieblas y agua, y que en el seno de esta agua nacieron espontáneamente infinidad de seres irregulares, cada uno de los cuales tenía miembros de otro; habíalos con dos cabezas, una de hombre y otra de mujer; con los dos sexos; cuadrúpedos de cuatro alas; hipocentauros; toros con cabeza humana; perros con cuatro cuerpos y cola de pescado; caballos cinecéphalos; serpientes con cabeza de hombre; en fin, la confusión de las formas reinaba en el seno del Caos. Y presidía este desorden universal una mujer llamada Omorca.

Córtola Bel en dos pedazos para establecer el orden, y la mitad superior transformóse en la luna y el cielo estrellado, y de la inferior salió la tierra y el mar. Los monstruos que en su seno vivían se desvanecieron. Bel entonces hizo brotar sangre de su cabeza y virtiéndola sobre la tierra, creó los hombres, los cuales, como salidos de su cabeza, tuvieron la inteligencia divina. Dividió luego las tinieblas, y los seres tenebrosos, no pudieron soportar la luz, murieron. Luego ordenó la creación, y desde entonces brilla resplandeciente en el espacio.

Pompeyo Gener
No. 23, Mayo 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 438

Fórmulas

16 top
Nada pueden contra íncubos y súbcubos exorcismos ni plegarias, imágenes benditas ni reliquias de santos… Más bien se logra apartarlos con canela, pimienta de cubebas, raíz de aristoloquia, cardamomo, jengibre, coriofilos, cinamono, macis, nuez moscada, storax, calamita, benjuí, leño de aloes, josciamo, nenúfar, mandrágora o balladona, administrados en saumerios o al interior. Y esto se explica por algunos diciendo que los íncubos, a causa de su naturaleza espiritual, se alimentan de vapores tenues, de aromas delicados, de olores finos, y todo lo que sea fuerte y despida hedor les daña de consiguiente les aleja; y para otros consiste en que estos diablos son de naturaleza húmeda, mientras que estas plantas les repelen por ser de naturaleza térrea y al mezclarse al elemento ígneo del fuego.

Sinistari d’ Ameno, recopilado por Pompeyo Géner
No. 10, 1965
Tomo III – Año II
Pág. 233

Ars longa vita brevis


Entonces conoció Gerbert lo extenso del conocer y lo corto de la vida. “Ars longa vita brevis”. ¡y la fiebre del saber le devoraba! “Para saberlo todo, no basta la vida de un hombre…”, se dijo. Y el Diablo que le acechaba, según cuenta la leyenda, halló su momento psicológico para presentársele, como lo hizo, ofreciéndole toda la sabiduría y todo el poder de la tierra en breve plazo, a cambio de su alma; y Gerbert aceptó. Llevolo entonces el maligno a Córdoba; y allí, con la ayuda del demonio de la perseverancia y del de la penetración, aprendió el enigma de la escritura árabe cuyos caracteres se trazan al revés de las letras cristianas; el álgebra, ésta cábala de la proporción; la geometría, clave de los misterios de la forma; conocimientos todos ignorados de los buenos creyentes. Luego alcanzó el arte de construir una máquina que midiera el tiempo, para poder ponderar la rapidez o lentitud de los procedimientos de la Providencia. Vio las estrellas de cerca, gracias a las artimañas infernales, escudriñando así la obra del Creador en sus detalles; y acabó, por fin, por adquirir el arte mágico de atraerse las simpatías.

Pompeyo Gener
No. 36, Mayo-Junio 1969
Tomo VI – Año V
Pág. 397

Pompeyo Gener

Pompeyo Gener

(Barcelona, 1848-1920)

 Escritor español. Doctor en Farmacia por la Universidadde Barcelona y doctorado en Medicina en París en 1878. Allí frecuentó los medios literarios y científicos y conoció a autores de la talla de Víctor Hugo, Renán, Sara Bernhardt y Berthelot, entre otros. También tomó contacto con las doctrinas positivistas de Haeckel y del darwinismo social tan en boga en aquella época en su estancia en Francia y sus diversos viajes por Europa. Ello le indujo a elaborar una teoría racista que sirviera de base a las aspiraciones del nacionalismo separatista catalán. Durante su estancia en Francia Escribió La Mort et le Diable (1880), prologado por el positivista Littré, donde no hay referencias a la raza, pero sí en Herejías. Estudios de crítica inductiva sobre asuntos españoles (1887), donde, según Gener, se defiende que los catalanes son de origen ario, europeo, mientras que los españoles del otro lado del Ebro, de lo que él denomina «La Meseta», serían seres humanos en inferioridad racial por su contacto con razas semíticas como árabes y judíos, lo que explicaría la decadencia política y literaria de España.

Pese a la importancia que tuvieron sus ideas para fundamentar bajo el racismo el nacionalismo catalán antiespañol, Gener obtuvo escaso éxito en vida. En los últimos años de su vida, ya sin dinero, hubo de vivir de un modesto empleo burocrático en Barcelona[1].