Bruno Estañol

Bruno Estañol

 Aunque su vocación literaria haya sido tardía, Bruno Estañol Vidal (Frontera, Tabasco, 1945) se cuenta entre los excelentes narradores mexicanos editados actualmente, destacándose en los géneros del cuento, la novela corta y el ensayo. En México se le conoce como quizás el mayor exponente de la cultura tabasqueña en el campo de las bellas letras.[1]

 

Nació en Frontera, Tabasco, el 28 de mayo de 1945. Ensayista y narrador. Premio Nacional de Cuento San Luis Potosí 1988 por Ni el reino de otro mundo. Premio Nacional de Literatura José Fuentes Mares 1992. Premio Juchimán de Plata en Letras y Artes del Estado de Tabasco, 2002. OBRA PUBLICADA: Cuento: Ni el reino de otro mundo, Joaquín Mortiz/CONACULTA/INBA, 1991. || La esposa de Martín Butchel, UNAM, 1997. || Bella dama nocturna sin piedad, FCE, Letras Mexicanas, 2003. || Passiflora Incarnata, Cal y Arena, 2004. || Ensayo: El telar encantado (coautor con el doctor Eduardo Césarman), Miguel Angel Porrúa, 1994. || La invención del método anatomoclínico, UNAM, 1995. || Como perro bailarín (coautor con el doctor Eduardo Césarman), Miguel Angel Porrúa, 1997. || La vocación condenada, UNAM, 1999. || El Laberinto y la ilusión (coautor con el doctor Eduardo Césarman), Miguel Angel Porrúa, 2000. || Novela: Fata Morgana, Joaquín Mortiz, Serie del Volador, 1989. || El féretro de cristal, Cal y Arena, 1992. || La barca de oro y Fata Morgana, Cal y Arena, 1998. || La conjetura de Euler, Cal y Arena, 2006.[2]

 Bruno Estañol

http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/5508/estanol/55estanol_v.html

Anuncios

Invento

“… ojalá (uso este vocablo árabe con todos) pueda algún día conocerte. Tocarte verdaderamente sin distraerme con tu pelo, tu voz o tus palabras. No sé si no te conozco porque no te desvelas o porque yo no quiero conocerte. Tal vez piense que al tocarte te rompas y yo me incendie. Pensándolo bien, mejor no conocerse, mantener la solución de continuidad de la epidermis, la saliva y las lágrimas. Así puedo inventarte, desfigurarte, ponerte boca nueva en la oscuridad; imagino que eres Judith con la cabeza de Holofernes o la cabeza de la hidra en las manos de Perseo.

Bruno Estañol
No 95, Noviembre-Diciembre 1985
Tomo XV – Año XXI
Pág. 77