La pedicurista

La pedicurista, desconsolada, se llevó una mano a la frente ante la indeseada visita:

Satanás insistía en arreglarse las uñas.

Luis R. Montaño
No. 87, 1981
Tomo XIII – Año XVII
Pág. 744

Anuncios