Harry Lewis Golden

Harry Lewis Golden

Harry Lewis Golden

(6  de mayo de 1902- 2 octubre 1981)

Fue un escritor judío estadounidense y editor de periódico. Nació Herschel Goldhirsch en el Mikulintsy shtetl, Ucrania, entonces parte de Austria-Hungría.

En 1904 su padre, Leib Goldhirsch, emigró a Winnipeg, Manitoba, sólo para mover a la familia a Nueva York el año próximo. Harry se convirtió en un corredor de bolsa, pero perdió su trabajo en el accidente de 1929. . Declarado culpable de fraude electrónico, Golden pasó cinco años en una prisión federal en Atlanta, Georgia . En 1941, se mudó a Charlotte, donde, como un reportero del Diario de Trabajo de Charlotte y The Charlotte Observer, escribió acerca y se pronunció contra la segregación racial y las leyes de Jim Crow de la época.

De 1942 a 1968, publicó The Golden Carolina israelita como un foro, no sólo por sus opiniones políticas (incluyendo su satírica “El Plan Negro vertical” , que implicó la eliminación de las sillas de los a-ser-integral de edificios, desde el sur Los blancos no le importaba de pie, con los negros, sólo de estar con ellos), pero también observaciones y recuerda de su infancia en la Baja de Nueva York, East Side. Viajó en general: en 1960 para hablar con Judíos en Alemania Occidental y otra vez para cubrir el juicio de 1961 Adolf Eichmann en Israel por la vida. En 1974, recibió un indulto presidencial de Richard Nixon. Calvin Trillin ideó la Regla de Oro Harry , que establece que, de acuerdo con Trillin, “hoy en día en América es muy difícil, al comentar sobre los acontecimientos del día, a inventar algo tan extraño que en realidad no podría llegar a su pieza, mientras que todavía está en la imprenta. “

Sus libros incluyen tres colecciones de ensayos de la israelita y una biografía de su amigo, el poeta Carl Sandburg. . Una de esas colecciones, sólo en América, fue la base para una obra de Jerome Lawrence y Robert E. Lee. También mantuvo correspondencia con Billy Graham[1].

Anuncios

Yo nunca insulté a las meseras

10 top
Tengo por norma no quejarme nunca en un restorán, porque sé perfectamente que hay más de cuatro billones de soles en la Vía Láctea, que es una de tantos billones de galaxias. Muchos de esos soles son miles de veces mayores que el nuestro, y son los ejes de sistemas planetarios completos, que incluyen millones de satélites que se mueven a velocidades de millones de kilómetros por hora, siguiendo enormes órbitas elípticas. Nuestro propio sol y sus planetas, incluida la Tierra, están en el borde de esta rueda, un diminuto rincón del universo. Así pues, ¿por qué tantos millones de soles en constante movimiento no acaban chocando unos contra otros? La respuesta es que el espacio es tan bastamente amplio, que si redujéramos los soles y los planetas proporcionalmente a las distancias entre ellos, cada sol, siendo del tamaño de una mota de polvo, estaría a dos, tres o cuatro mil kilómetros de su vecino más próximo. Y ahora, imagínese usted, estoy hablando de la Vía Láctea –nuestro pequeño rincón-, que es nuestra galaxia. ¿Y cuántas galaxias hay? Billones. Billones de galaxias esparcidas a través de un millón de años luz. Con la ayuda de nuestros precisos telescopios se pueden ver hasta cien millones de galaxias parecidas a la nuestra, y no son todas. Los científicos han llegado con sus telescopios hasta donde las galaxias parecen juntarse y todavía quedan billones y billones por descubrir.

Cuando pienso en todo esto, creo que es tonto molestarse con la mesera si trajo consomé en lugar de crema.

Harry Golden
No. 10, Marzo-1965
Tomo II – Año I
Pág. 128