La palabra

16 top
La palabra es infinitamente más poderosa que la espada, y quien la sepa blandir con la mano vigorosa y sabía es el más poderoso que el más poderoso de los reyes. Cuando muere la mano que empuñó la espada, se entierra a las dos juntas, y cuando la mano se convierte en polvo, la herrumbre se come a la espada. Pero cuando la muerte cierra la boca que pronunció la palabra, ésta permanece libre y viviente; la muerte no tiene poder sobre ella, no puede aprisionarla en la tumba, y por más cadenas y grilletes que se pongan a los siervos de Dios, permanecerá libre la palabra de Dios que salió de su boca.

Gotthelf
No. 16, 1965
Tomo III – Año II
Pág. 304

Anuncios