“Y…”

Los llantos no cesaban… hasta que la casa cuna comenzó a mecerse.

Víctor Flores Gómez
No. 111-112, Julio-Diciembre 1989
Tomo XVII – Año XXVI
Pág. 743

Anuncios