Keres

20 top
Y éstos combatían, y en torno de ellos, rechinando sus dientes blancos, las keres negras de voces broncas y rostro terrible, fatales e insaciables, se disputaban a os que caían, y todas deseaban beber la sangre negra y coger al primero que cayera herido. Y extendían sus largas uñas sobre él, con el fin de llevarse el alma al Hades y hacia el Tártaro helado. Luego, con objeto de saciarse de sangre humana, arrojaban el cadáver detrás de sí, y se abalanzaban de nuevo a la refriega.

Hesiodo
No. 20, Enero-Febrero de 1967
Tomo IV – Año III
Pág. 123

Anuncios

Himeneo

19 top

Cerca, había una ciudad de hermosas torres y de siete puertas de oro bien ajustadas sobre sus marcos. Disfrutaban allí los hombres con festines y danzas. En un carro bien construido conducían una joven a su marido; y por todos lados se cantaba a Himeneo; y en las manos de las servidoras el esplendor de las antorchas las precedía y las seguían coros danzantes. Unos, con sus labios delicados hacían resonar su voz armoniosa, al mismo tiempo que las flautas, y los sones se esparcían a lo lejos; otros acompañaban el coro con sus cítaras, y otros jóvenes se encantaban con la flauta, y otros se complacían en la danza y en el canto, y otros sonreían al oírlos y al verlos. Y los festines y las danzas llenaban toda la ciudad, y en torno corrían jinetes a lomos de sus caballos.

Hesiodo
No. 19, Diciembre 1966
Tomo III – Año III
Pág. 653

Hesíodo

Hesíodo

Hesíodo

(Ascra, hoy Palaioppanagia, actual Grecia, h. mitad s. VIII a.C.-id., ?)

Poeta griego. Después de Homero, es el más antiguo de los poetas helenos, y durante buena parte del siglo XIX la crítica llegó a dudar de su existencia real, aunque ésta parece fuera de toda duda en la actualidad. La familia de Hesíodo estableció su residencia en Beocia, procedente de Cumas (Eolia), lugar de origen de su padre. Poco se sabe de su vida; parece que fue fundamental en ella la enemistad con su hermano Perses a causa de la herencia paterna, y este tema abordó en su obra Los trabajos y los días.

Muerto su padre, Hesíodo se estableció en Naupaktos, donde pasó su juventud al cuidado de un rebaño de ovejas y llevando la vida plácida y sencilla de los campesinos griegos. Los actuales especialistas sitúan como contemporáneo de Homero a Hesíodo, mas su poesía, muy alejada del estilo épico y grandioso de la de aquél, está destinada a instruir más que a exaltar. Se sabe también que en Calcis (Eubea) participó en un concurso de aedos y obtuvo la victoria. Murió al parecer en Ascra y sus cenizas se conservaron en Orcómono, donde se le rindieron honores como a un fundador de la ciudad.

Muchas de las obras que durante la Antigüedad se le atribuían, como los poemas sobre arte adivinatorio La ornitomancia, Los versos mánticos y Las explicaciones de los prodigios, no son realmente suyas. Lo que parece probado con seguridad es que fue el autor de Los trabajos y los días, de la Teogonía, que explica el origen del universo y la genealogía de los dioses, y de los cincuenta y cuatro primeros versos del Escudo de Heracles.

Junto con las de Homero, las obras de Hesíodo se convertirían en parte del corpus fundacional de la cultura griega, gracias a su labor de sistematización del conjunto de mitos heredados y al inicio de su interpretación en un sentido moral y práctico. La cultura griega se caracterizaría en todo momento por la compleja relación que mantendría con el conjunto de concepciones mitológicas y religiosas de sus propias tradiciones, tanto para rechazarlas como para reverenciarlas, aunque siempre extraería de allí sus más fecundas intuiciones[1].

Aclis

19 top
Y cerca de ellas estaba en pie Aclis, lamentable, horrible, descolorida, seca por el hambre y con rodillas duras. Eran larguísimas las uñas de sus manos; de sus narices se exhalaba un olor horrendo; y la sangre corría de sus mandíbulas hasta la tierra. Estaba en pie, rechinando los dientes, y un remolino de polvo espeso envolvía sus hombros, y este polvo estaba húmedo de lágrimas.

Hesiodo
No. 19, Diciembre 1966
Tomo III – Año III
Pág. 586