Hilandera

Se dedicaba a hilar sueños. Luego se ahorcó con ellos.

Hilda Villarreal de Peña
No. 99, Julio-Agosto 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 521

Anuncios