L.S.D.

“Ante la disyuntiva que le pusieron sus visitantes de otro planeta (poseer la sabiduría universal o ser el amo del mundo), él se decidió por lo último… Entonces, ellos le entregaron una dosis de L.S.D.”

Netzahualcoyotl Castañeda Roldán
No. 46, Noviembre 1970
Tomo VIII – Año VII
Pág. 66

Anuncios