Agustí Bartra

Agustí Bartra

Agustí Bartra

(Barcelona, 1908-Tarrasa, 1982)

Agustí Bartra nace en la Rambla de Santa Mónica, en el corazón de la ciudad de Barcelona, el 6 de noviembre de 1908. Su familia reside desde 1917 en Sabadell, donde estudia en el colegio de los Maristas. El joven Bartra comienza a trabajar en un almacén de tejidos en 1922. En 1928 se instala en Barcelona, realiza el servicio militar (1929), y trabaja de 1930 a 1935 en una fábrica de sedas de la capital. Ese año, 1935, entra a trabajar en el Ayuntamiento de Barcelona e inicia sus colaboraciones literarias en publicaciones como Mirador.

Después de la guerra, en 1939, pasa a Francia, es recluido en el campo de concentración de Saint-Cyprien, de donde escapa, y luego es confinado en los campos de Argelès-sur-Mer y Agde. Tras su liberación, viaja a París, Burdeos y Casablanca, con destino final en la República Dominicana (1940). Publica una autotraducción de su libro de poemas L’arbre de focbajo el título El árbol de fuegoy, después de varios recitales y colaboraciones en revistas hispanoamericanas, viaja a Cuba en 1941, donde reside cinco meses, y llega a México en agosto de ese mismo año. Allí se reencuentra con Pere Calders, publica algunas obras, e incluso prueba fortuna con la apertura de un taller de carpintería. Es a partir de 1943, cuando, como tantos otros exiliados republicanos, comienza su actividad como traductor.

En 1948, una beca Guggenheim le permite vivir en Brooklyn y Nueva Jersey. Es durante este periodo (1949-1950) cuando traduce al catalán una amplia muestra de la poesía norteamericana contemporánea (Walt Whitman, Emily Dickinson, Edgar Lee Masters, Robert Frost, Wallace Stevens, William Carlos Williams, Ezra Pound, Marianne Moore, T. S. Eliot, E. E. Cummings y Hart Crane, entre otros muchos): la primera edición de este libro, titulado Una antologia de la lírica nord-americanase publica en México en noviembre de 1951; su breve «Prefaci» está firmado en Long Island en mayo de 1950.

Bartra volverá a Estados Unidos con otras becas Guggenheim (1960), impartirá cursos y conferencias en Yale (1961) y ocupará la cátedra Juan Ramón Jiménez de la Universidad de Maryland (1969). Por el camino quedan otros trabajos en México (en una librería, en la editorial Jackson) y algunos viajes (Francia, Italia, Grecia) y, sobre todo, una continua dedicación a la traducción que ocupa no menos de treinta años de su vida, desde mediados de la década de los cuarenta hasta mediados de los setenta. Bartra regresó a Cataluña el 11 de enero de 1970, y pronto se instaló en Terrassa, donde murió el 7 de julio de 1982.

La traducción al catalán de Song of myself, de Walt Whitman, su último trabajo, quedó inconclusa y fue completada y publicada por Miquel Desclot en 1985.

http://www.saltana.org/2/tsr/56.htm

Anuncios

Circe

32 top
“No hay sueños en mí, Ulises. No proyecto sombra sobre cosa alguna. El mundo es como una rueda radiante que comienza a girar cada mañana cuando abro los ojos. ¡Es todo tan sencillo! Un pájaro atraviesa el cielo: vuela, nada más. Una herramienta es brillante y dura: ha sido hecha por el ingenio. El mar está siempre despierto; las piedras duermen siempre. Yo no sueño, Ulises: cuento: una brizna, las estrellas, el aroma del heno, la lluvia, los árboles. Y como no quiero repetir nada, a nada le pido permanencia. La vida es como el agua: tócala con la mano abierta y la sentirás vivir, siempre igual en su fuga. Pero si aprietas la mano para cogerla, la pierdes. Mucha gente ha pasado, de muchas leyes y distintos países, por esta casa de orillas del mar. Y en cada uno la felicidad tenía un nombre diferente; pero se trataba siempre de alguna vieja y arrugada historia que llevaban a cuestas. ¡Quédate, Ulises!”

Agustí Bartra
No. 32, Septiembre 1968
Tomo V – Año V
Pág. 781