El vendedor de lanzas y escudos


En el Reino de Chu vivía un hombre que vendía lanzas y escudos.
—Mis escudos son tan sólidos —se jactaba—, que nada puede traspasarlos. Mis lanzas son tan agudas que no hay nada que no puedan penetrar.

—¿Qué sucedería si una de tus lanzas choca con uno de tus escudos? —le preguntaron.

El vendedor no supo qué decir.

Han Fei
No. 100, Septiembre-Diciembre 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 684

Anuncios