Lobos

Al lobo más viejo de la manada, fuente de sabiduría e inspiración, se acercó un pequeño lobo y preguntó.

—Maestro ¿también lloran los hombres?

A lo que el viejo respondió:

—Sí, los hombres lloran, lloran mucho. Cuando son pequeños tienen sueños e ilusiones, pero lloran, lloran porque quisieran ser grandes para cumplirlos. Y cuando son grandes lloran, lloran porque quisieran ser niños para tenerlos.

Pablo El´hore Klein
No. 98, Mayo – Junio 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 358

Anuncios