La toma

La acción fue rápida esa noche. No se perdió ni un solo instante; en cuestión de minutos clausuraron las puertas, encadenándolas, poniendo la bandera rojinegra y los carteles que decían: “HERMANO, REHUSA SERVIR EN ESTE CASTILLO: LAS CADENAS QUE NOS DAN ESTÁN DESAFINADAS. UNIDOS VENCEREMOS. FANTASMAS ASOCIADOS”.

Alejandro González Ruiz
No. 48, Septiembre 1971
Tomo VIII – Año VIII
Pág. 281

Anuncios