Profético

“Después de mí, el diluvio”, y el pobre reyezuelo murió ahogado.

Jorge Rodríguez M.
No. 113, Enero-Marzo 1990
Tomo XIX – Año XXVII
Pág. 127

Anuncios