Duelo

Cuando un hombre inocente moría en la cruz, Jesucristo, y ningún ser humano acompañaba en el dolor a su madre, un ave, que desde las alturas era testigo de ese crimen y cuyo plumaje había sido níveo hasta entonces, se cubrió de perenne luto: el zopilote.

Bertha Aréchiga-Carrillo Ruiz
No. 40, Enero-Febrero 1970
Tomo VII – Año V
Pág. 204

Anuncios