La sorpresa

143-145 top
Una vez Asrael, el ángel de la muerte, entró en casa de Salomón y fijó su mirada en uno de los amigos de éste. El amigo preguntó: ¿Quién es? El ángel de la muerte, respondió Salomón. Parece que ha fijado sus ojos en mí —continuó el amigo—, ordena entonces al viento que me lleve consigo y me pose en la India. Salomón así lo hizo. Entonces habló al ángel: Sí le miré tanto fue porque me sorprendió verle aquí, puesto que he recibido orden de ir a buscar su alma a la India.

Beidhawi
No. 143-145, Abril-Diciembre 1999
Tomo XXX – Año XXXV
Pág. 18

Anuncios

La sorpresa

1  top
Una vez Asrael, el ángel de la muerte, entró en casa de Salomón y fijó su mirada en uno de los amigos de éste. El amigo preguntó:”’¿Quién es?” “El ángel de la muerte”, respondió Salomón. “Parece que ha fijado sus ojos en mí —continuó el amigo—. Ordena entonces al viento que me lleve consigo y me posé en la India” Salomón así lo hizo. Entonces habló al ángel: “Si le miré tanto tiempo fue porque me sorprendió verle aquí, puesto que he recibido orden de ir a buscar su alma a la India, y, sin embargo, estaba en su casa, en Canaán.”

El Corán, narrado por Beidhawi
No. 1, Mayo 1964
Tomo I – Año I
Pág. 85

La sorpresa


Una vez Asrael, el ángel de la muerte, entró en casa de Salomón y fijó su mirada en uno de los amigos de éste.El amigo preguntó: “¿Quién es?” “El angel de la muerte”, respondió Salomón. “Parece que ha fijado sus ojos en mí —continuó el amigo—. Ordena entonces al viento que me lleve consigo y me pose en la India”. Salomón así lo hizo. Entonces habló el ángel: “Si le miré tanto tiempo fue porque me sorprendió verle aquí, puesto que he recibido la orden de ir a buscar su alma a la India, y, sin embargo, estaba en tu casa, en Canaán.”

Beidhawi
No. 77, Junio 1977
Tomo XII – Año XIII
Pág. 378