Más luz

133 top

Estaba un día el Maestro We-chin-won concentrado en distraerse cuando se le acercó un alumno con una libreta y le preguntó por el significado de “catóptrica”.

—Lo relativo a la reflexión de la luz —dijo el Maestro.

—¿Y cuál es la reflexión de la luz? —volvió a inquirir el discípulo.

—Sombra decirlo —concluyó el Maestro.

Eduardo Casar
No. 133, Abril-diciembre 1996
Tomo XXVIII – Año XXXII
Pág. 87

Anuncios

Eduardo Casar

Eduardo Casar

Eduardo Casar

(Ciudad de México; 6 de marzo de 1952)

 

Doctor en Lengua y Literatura Hispánicas por la Facultad de Filosofía y Letras, con la tesis Para qué sirven Paul Ricœur y otros en crítica y creación literarias, de la UNAM, donde es profesor de tiempo completo.

A su vez, es profesor del Taller de Composición Literaria, de la Escuela de Escritores de la SOGEM, de Coyoacán, en la Ciudad de México.

Además es conductor, desde 1994, del programa radiofónico Voces interiores de la Dirección General de Vinculación Cultural del CONACULTA y Radio Educación; y del programa de televisión La dichosa palabra, que se transmite en el canal 22 de México los sábados con repetición los lunes.

Recibió, por un trabajo colectivo, el Premio de Ensayo Literario José Revueltas en 1976.

El Gobierno del Estado de México le otorgó, en abril de 2009, el Premio Internacional de Literatura Letras del Bicentenario “Sor Juana Inés de la Cruz”, por su libro de poesía Grandes maniobras en miniatura[1].

 

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Eduardo_Casar

Sutileza

133 top

Estaba el Maestro We-chin-won discutiendo con sus discípulos acerca de la verdad contenida en la frase de Zun Tzu de que la guerra es el arte del engaño, cuando se sirvió una diet coke en un vaso de vidrio y, viéndolo, un discípulo le inquirió:

—¿Por qué, Maestro, pasa usted el contenido de una botella de vidrio a un vaso de vidrio en vez de tomar dicho contenido directamente de la botella?

A lo cual el Maestro respondió:

—Así no batallo con la forma.

Eduardo Casar
No. 133, Abril-diciembre 1996
Tomo XXVIII – Año XXXII
Pág. 61