Los duendes

La numerosa familia Valiente decidió desocupar la alquilada casona colonial, porque no podían dormir con tranquilidad por las travesuras de los duendes que, en las habitaciones, causaban estruendo y trastornos. En el momento de cerrar el vetusto portón de salida a la calle, la señora Valiente preguntó a los de la agencia de mudanzas:

—¿No dejan algo?

—Nada —le dijo al oído el invisible duende mayor que estaba a su lado— nos vamos también con ustedes.

Z. Moreno
No. 38, Septiembre-Octubre 1969
Tomo VI – Año V
Pág. 633

Anuncios