La espada

27 top

Una bruja le dijo al príncipe Ricardo, hermano del rey Harold, que iba a morir victimado por su propia espada. En la noche la arpía fue quemada viva, en la hoguera, para que no revelara ese secreto. Ricardo, protegido por las sombras, arrojó su espada al río. Veinte años después, recordando el funesto presagio, cuando encabezaba a sus soldados, desvió la ruta y prefirió pasar por un puente situado tres millas abajo del sitio donde había arrojado su arma. Fue derribado por su propio caballo y cayó al río, atravesándole su espada el corazón. En veinte años la espada había sido arrastrada tres millas por las aguas.

Óscar Acosta
No. 27, Diciembre 1967
Tomo V – Año IV
Pág. 176

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s