De galleros

138-141 top
Dos de los charros sacaron de unos hermosos estuches de cuero rojo unas espuelitas brillantes, y las ataron en las patas de los gallos, un hilo escarlata, muy lenta, muy cuidadosamente. Todos esos cantos y esa procesión eran simplemente un preludio de la escaramuza en la arena, dolor en la miniatura, muerte en muy pequeña escala.

Graham Greene
No. 138 – 141, Enero – Diciembre 1998
Tomo XXX – Año XXXIV
Pág. 108

Anuncios

Moralina

138-141 top
A mediados de los años 50 vi al cruel Evelyn en acción. Cenábamos en casa de Carol Reed. Los demás invitados eran Alexander Korda y la muchacha con quien se casaría después. De pronto, Evelyn se inclinó sobre la mesa y desencadenó un ataque de aterradora intensidad contra Korda. Todos los comensales enmudecimos. Korda soportó la prueba con ejemplar paciencia y cortesía. Al día siguiente, Evelyn y yo compartimos un taxi y le pedí una explicación, pues sentía mucho afecto por Alex.

—¿Qué te ha hecho comportarte de esa manera?

—Korda no tenía derecho a llevar a su amante a casa de Carol y Pempe —dijo Evelyn.

—Pero si yo también había ido con mi amante… —dije.

—Es muy distinto. La tuya está casada.

Graham Greene
No. 138 – 141, Enero – Diciembre 1998
Tomo XXX – Año XXXIV
Pág. 45

Graham Greene

Graham Greene

Graham Greene

(Berkhamsted, 2 de octubre de 1904. Vevey, 3 de abril de 1991)

Escritor, crítico y dramaturgo inglés, Graham Greene fue uno de los más conocidos escritores anglosajones del siglo XX, recibiendo tanto alabanzas por parte de la crítica como del público en general.

Comenzó a escribir todavía en la universidad -poesía, sin demasiado éxito- y pasó a trabajar para The Times. Su primera novela, Historia de una cobardía, salió a la luz en 1929 y su éxito le permitió dedicarse a la literatura a tiempo completo.

Varias de sus obras han sido adaptadas al cine, como El tercer hombre, Nuestro hombre en la Habana o El americano impasible. Greene siempre diferenció sus novelas dedicadas al entretenimiento puro de las más narrativas y llenas de filosofía, como El poder y la gloria.

De hecho, su trabajo para el Ministerio de Asuntos Exteriores Británico le llevó a viajar por casi todo el mundo tras la II Guerra Mundial, proporcionándole un punto de vista único para ambientar sus novelas llenas de intriga, suspense y espionaje.

Dentro de la obra de Greene se aprecia su catolicismo militante, que impregna el tono de la mayoría de sus libros. Esta querencia religiosa es el único punto por el cual sus obras recibieron, en ocasiones, malas críticas o rechazo.

Además de sus 25 novelas, Greene escribió varios libros sobre su propia vida, desde 1971 con Una especie de vida a 1984 con Historia de un enredo[1].