La isla afortunada

09 top

Jambulo relata que, navegando hacia Arabia por necesidades comerciales, fue apresado por unos corsarios etíopes y asistió al degüello de sus compañeros, salvo uno que, como el, quedó en reserva para una ceremonia expiatoria que tenía lugar en Etiopía cada seiscientos años. Esta ceremonia consistía en poner a dos hombres sobre una barca apta para la navegación de altura, y los cales debían hacerse a la vela rumbo al sur. Si los dioses les eran propicios, debían encontrar en su camino una isla en la que hallarían generosa hospitalidad. Con ello Etiopía se aseguraba la felicidad por seiscientos años más. Jambulo y su compañero, después de una travesía de cuatro meses, llegaron, efectivamente, a una isla habitada por unos hombres totalmente distintos a los que ellos conocían: su altura era de dos metros, sus huesos elásticos, su cuerpo lampiño, su nariz guarnecida por una excrecencia parecida a una epiglotis, la lengua bifurcada en la raíz, adecuada para así reproducir una mayor variedad de sonidos y para conversar con dos personas a la vez. Vivían ciento cincuenta años y, una vez llegados a esta edad echábanse sobre una hierba que tenía la propiedad de provocar una muerte dulce.

Alexis Chassang
No. 09, Enero-Febrero 1965
Tomo II – Año I
Pág. 51

Anuncios

La última tarde

8 top
Piteo afirmaba haber recorrido a pie hacia la Bretaña hasta llegar a Tule, y hacía de las comarcas circundantes una descripción absolutamente maravillosa: por ejemplo, en tales parajes no se encontraba ni tierra, ni mar, ni aire, sino una cierta mezcla de todos los elementos, una especie de pulmón marino; venía a ser algo así como el punto en que se unían tierra, mar y aire, flotando indecisos en el espacio. En lugar alguno podía fijarse la planta y no había lugar que los barcos pudieran abordar.

Alexis Chassang
No. 8, Diciembre 1964
Tomo I – Año I
Pág. 34

Sardanápalo


Nada iguala a su apetencia de aderezos y de voluptuosidad, afán que le acompaña hasta el momento de su muerte; no queriendo caer en manos de sus enemigos, hizo elevar en el interior de su palacio una pira de una altura de cuatro plectros en la que amontonó ciento cincuenta lechos, ciento cincuenta mesas de oro, mil miríadas de talentos de plata, más de un número infinito de vestidos de púrpura y de prendas magnificas; encerró en una cámara preparada en medio de la pira, y que tenía cien pies de largo, a la reina, a sus concubinas y a sus eunucos y después hizo prenderle fuego. El incendio duró quince días.

Alexis Chassang
No. 30, Mayo 1968
Tomo V – Año V
Pág. 575

La encuesta


Una noche en que Darío no podía dormir, hizo venir a tres de sus guardias de corps, y tras de prometer al vencedor magníficas recompensas les expuso este problema: “¿Qué es lo más poderoso que hay en el mundo? El primero elevó por encima de todas las demás potencias la del vino; el segundo, que era cortesano, la del rey; sostuvo el tercero que la mujer era la más poderosa que el vino y aún que el rey, pero añadió que había algo mucho más fuerte aún que el vino, el rey y la mujer, a saber, la verdad. Darío, lleno de admiración, declaró por vencedor al que lo había formulado.

Alexis Chassang
No. 29, Abril 1968
Tomo V – Año IV
Pág. 412

Alexis Chassang

Chassang Alexis

(Nació el 02 de abril 1827 en Bourg-la-Reine, mismo lugar donde murió el 08 de marzo 1888)

Helenista francés y lexicógrafo, conocido sobre todo por sus libros de texto.

Maestro letras asociado en 1849 y Doctor en Letras en 1852, fue profesor de retórica en las escuelas de Lille y Bourges, a continuación, el idioma del curso complementario francés y literatura en la École Normale Supérieure, donde es profesor de lengua y literatura griega desde 1862 hasta 1871. Fue nombrado inspector general de educación secundaria en 1873.

Alexis Chassang publicó libros de texto, incluyendo un diccionario francés-griego y numerosos artículos en diversas revistas. Tradujo la Vida de Apolonio de Tiana de Filóstrato y publicó en 1862 una historia de la novela y su relación con la historia en el griego antiguo y el latín. También continuó el Diccionario universal de historia y geografía de su tío Marie-Nicolas Bouillet[1].