Mutación

63 top
Una noche, poco antes de dormirme, cuando todo caía en el silencio y yo quedaba solo en mi habitación rodeado de mis viejos muebles y de las mismas fotografías que había visto durante muchos años, noté que todas aquellas cosas, que más que servirme me habían acompañado durante mi vida, se transformaban. No se alteraba su forma ni su color ni ninguno de sus pormenores físicos; cambiaban su actitud hacia mí, rechazaban la relación amable y protectora que mutuamente habíamos llevado, y me negaban la seguridad que siempre había encontrado en ellas.

Leopoldo Sánchez Lúber
No. 63, Febrero-Marzo 1974
Tomo X – Año IX
Pág. 425

Anuncios