Viudez

Al amanecer del domingo las gallinas cacaraquearon escandalizadas e interminablemente.

La gente dijo que era porque habían visto la Muerte. Ese día, al almuerzo, comimos “Gallo al Vino”.

Arturo Medrano
No. 42, Mayo 1970
Tomo VII – Año VI
Pág. 453

Anuncios