De la igualdad de clases


El demagogo Hsü-Hia, atraía verdaderas multitudes. Con palabra poderosa e incisiva no cesaba de machacar acerca de la igualdad natural de todos los seres humanos y contra la existencia de los privilegios. Y como era muy inteligente no apelaba a adornos literarios o a las formas tradicionales, sino que iba derecho al grano. “Acaso —tronaba— ¿es justo que el emperador F´ang y su corte de funcionarios parásitos, los mandarines que explotan la ignorancia del pueblo y los generales sus temores, vivan todos como los dioses, comiendo nidos de codornices, pasando entre sus jardines suntuosos, haciendo el amor con hermosas y experimentadas cortesanas o cabalgando a campo traviesa para cazar el tigre o el halcón, mientras vosotros, campesinos, pescadores y zapateros morís de hambre en un trabajo embrutecedor y sin pausa?” Pero F´ang, sin preocuparse demasiado lo dejaba hacer, porque Hsü-Hia vivía en un palacio lleno de muebles de ébano y madreperla, su mesa era la mejor provista del imperio, se destacaba como un formidable soldado y cazador, y además tenía éxito sin parangón con las mujeres más seductoras del país.

Rodolfo Modern
No. 88, Septiembre- Noviembre 1983
Tomo XIV – Año XIX
Pág. 107

Anuncios

De los regalos y sus convenientes


Cuando F´ang, en el periodo de reinado que se conoce con el nombre de “Época de Exilio” se vio obligado a mendigar por los caminos, se detuvo frente a la casa del poderoso comerciante Hu-San a quien había distinguido tantas veces con sus favores. Pero no quiso pedirle nada, porque los inmensos mastines de Hu-San que lo aguardaban en actitud amenazante eran uno de los muchos regalos que le hiciera.

Rodolfo Modern
No. 88, Septiembre- Noviembre 1983
Tomo XIV – Año XIX
Pág. 28

De las distintas clases de mentes


Decía el filósofo Chi Hua, quien asimismo tenía experiencia como arquitecto y era misógino: la mente del ser humano se parece notablemente a las construcciones que levantan los hombres para habitar en su interior. La mente del niño es un cuarto único, amplio, blanco y soleado donde se van colocando las cosas esenciales. La del adolescente empieza a dividirse en unos pocos cuartos, pero con menos luz y algunos pasadizos. La mente del adulto está distribuida en numerosos compartimentos amontonados caprichosamente, con pasillos, escaleras rectas y de caracol, y los baña una luz artificial potente y engañosa. La del anciano ha derribado tabiques innecesarios y hay de nuevo un solo cuarto, cada vez más despojado de cosas, una mesa y una cama. En cuanto a la mente de la mujer —sonreía Chi Hua con malicia—, es como un laberinto en contínuo movimiento lleno de luces fugaces y sombras ilusorias de insignificancias que cambian continuamente de sitio.

Rodolfo Modern
No. 87, 1981
Tomo XIII – Año XVII
Pág. 761

De la educación filial


La señora de Sie, que había enviudado muy joven, adoraba a sus hijos y no permitió que nadie, excepto ella, se pusiera en contacto con los mismos hasta que llegaran a la pubertad. Cuando los hijos de la señora de Sie llegaron a la pubertad, el mayor se hizo monje anacoreta, el segundo entomólogo y la hija menor fue a dar, luego de ciertos hechos que no vienen al caso, a un burdel donde concedió favores sólo a monjes anacoretas y entomólogos.

Rodolfo Modern
No. 91, No. de 20 Aniversario – 1984
Tomo XIV – Año XX
Pág. 387

De los límites del conocimiento

Durante el reinado del gran F´ang los sabios se reunieron y manifestaron al monarca que podía estar tranquilo para siempre, pues ellos habían aprendido todo el conocimiento. Pero cuando una manga de langostas inconmensurable asoló el reino y F´ang les reprochará su imprevisión, los sabios replicaron que el conocimiento humano y el de las langostas son de distinta naturaleza.

Rodolfo Modern
No. 86, Marzo-Abril 1981
Tomo XIV – Año XVI
Pág. 668

Rodolfo Modern

Rodolfo Modern (Argentina 1922).  Ha publicado 14 libros de poesía, 7 de narrativa, 12 de ensayos y 3 de piezas de teatro. Entre ellos: Distanciado cielo (1963), Rueda en el espejo (1971), En blanco y Negro (1980), Telón de fondo (1992), Antología poética (1995), La fina tela del silencio (1994), Aforismos y haikus (2005), Moneda de intercambio (2006). Ha traducido a numerosos poetas de lengua alemana. Primer Premio de la Ciudad de Buenos Aires (1997), Primer Premio Nacional (1998),  Primer Premio del Fondo Nacional de las Artes, Premio de Honor de la Fundación de la Poesía Argentina. Es miembro titular de  la Academia Argentina de Letras y miembro correspondiente de la Real Academia Española.[1]